X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

PERMITANME QUE NO ME ALEGRE.

Mira por donde, no me he alegrado. Esta mañana, en grandes titulares, las portadas de los periódicos, anunciaban la muerte de Osama Bin Laden.

Se supone que debería saltar de contento, llamar a mi mujer para contárselo, respirar hondo y sentirme satisfecho.

Debo estar desfasado, porque según cuentan los medios de comunicación, el mundo respira aliviado y apenas puede contener la alegría que el luctuoso hecho supone.

El mismo Obama se ha dirigido a la nación, explicando la victoria y dando por supuesto que con este asesinato, -hay que llamar a las cosas por su nombre- el mundo es ahora mejor.

Pero yo, tozudo sigo sin estar contento.

No me mueve en mi sentimiento, evidentemente, ninguna simpatía hacia el terrorista Saudí, pero su muerte no es mas que una mas en una espiral de violencia que solo puede conducir a más violencia.

Obama, en su discurso televisado, ha afirmado “Hoy se ha hecho justicia, y se ha zanjado la cuenta pendiente que EEUU tenia desde el 11-S”

Pues no, señor Obama, no, siento contradecirle, hoy no se ha hecho justicia, hoy solo se ha matado a una persona, y digo “solo”, no pensando que un asesinato sea poca cosa, sino indicando que esto es una acción  en el conjunto del terrorismo internacional, seguramente tiene mas de propagandista que de efectiva.

No nos engañemos, el origen del terrorismo es la miseria, la pobreza y el hambre. Estos componentes, aderezados por la intransigencia, la incultura, el fundamentalismo religioso y el odio, son los que sustentan el terror por el terror como forma de actuación política.

Yo siempre he dicho que para que una persona sea feliz, no es suficiente con tener amor, dinero y salud. Es importante también que tus vecinos no pasen hambre, ni penurias. Porque si es así, tarde o temprano te buscarán las cosquillas. Es una visión egoísta de la vida, lo se, porque la solidaridad con el prójimo no debe ser solo para que no nos robe o no nos mate, debe tener componentes de amor y respeto, pero es una realidad, que debería bastar para pensar que la dignidad de los demás también es importante para nuestra seguridad.

EEUU, después del 11-S, basó todos sus esfuerzos y sus recursos en la venganza. Empezó una cruzada contra el terrorismo. Miles de millones de dólares se pusieron al servicio de una campaña contra Osama y sus secuaces.

Si hubiera usado todo este inmenso potencial de que dispone en luchar contra la miseria, la injusticia y la pobreza, yo estoy seguro que los resultados hubieran sido mucho mas importantes, estaríamos en un mundo algo mejor y habría dado una imagen al mundo de respeto. Hoy lo único que ha demostrado es su capacidad de matar. Igual que los terroristas.  Al fin y al cabo de Osama a Obama, solo cambia una letra.

2 Mai 2011 Posted by | Denuncia | , , , | 2 comentaris