X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

Confieso que he pecado.

Y realmente, no quería, me estuve resistiendo hasta el ultimo momento.  Mi oposición era sincera y diáfana, evitaba por todos los medios los cantos de sirena y las voces dulces que me inducían a ir.

Pero al final caí.  La oferta era inmejorable, las condiciones asumibles, y me dejé seducir por el Iphone.

Y ahora, recuperado y perdonado por Samsung de mi infidelidad, cuando ya empezábamos a mirarnos a los ojos y empezar a contemplar el nuevo modelo que han sacado, viene Steve con sus tejanos, su jersey de cuello alto, y vuelve a tentarme con un aparato que se ha de coger con las dos manos.

De estudiante, tenia un amigo que me contaba que estaba medio liado con una camarera de un bar cercano a su piso.  Me decía:  “Es fea, antipática, desgarbada, anda medio encorvada y bebe como un cosaco, mil veces me digo que no la tengo que ver más, me avergüenza que me vean con ella, pero de vez en cuando, me coge la trempera, y tengo que ir a buscarla.  Me pone a mil, y echamos unos polvos de miedo. Cuando era joven trabajaba de contorsionista en un circo, y no veas la que montamos.”

Y yo, ahora, mirando el Ipad de los ojones, lo veo grande, pesado, incómodo, dificil de manejar, propenso a miopizarme y aún no se exactamente para que sirve.

Pero, caprichoso que es uno, de vez en cuando, se me sube la libido de pensar lo que el aparatejo puede hacer y enseñarme, y empiezo a pensar en lo que haré cuando me hagan esta oferta inmejorable y técnicamente asumible que seguro me van a hacer.

Quizá,  para  leer el periódico en el metro, será fantástico, sobre todo en Menorca.

6 febrer 2010 Posted by | Humor | , | 11 comentaris