X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

UNA DE GABACHOS.

A mi, me tendrían que explicar, la diferencia que hay entre  un policía francés de uno español.  Aparte de las diferencias obvias de nacionalidad y origen, lo que quiero preguntar en la diferencia en la consideración moral y afectiva sobre la muerte violenta de uno de ellos y sus repercusiones políticas y policiales.

Resulta que algunos franceses, no se inmutan, o pestañean poco, cuando se produce un atentado con una victima policial española, pero se indignan y escandalizan cuando es un funcionario francés.

Al parecer, ETA, ha cometido un pecado grandioso atreviéndose a atentar en suelo y nacionalidad gala.  Al parecer, este error le va a condenar a su desaparición, porque a partir de ahora, la presión del estado y la ciudadanía, va a ser tan fuerte que los van a buscar hasta debajo de las piedras.

Este doble rasero de pensar y actuar según de donde proceda el muerto, es una de las cosas que mas me indignan del pensamiento contemporáneo, hay muchas diferencias entre los fallecidos, y esto no es cosa unicamente del país vecino.

Un misil, lanzado desde la franja de Gaza, ha impactado en suelo israelí y ha matado a una persona.  La respuesta del estado sionista, será tibia porque el muerto es un emigrante tailandés.  Habría que ver su respuesta si fuera un israelita, y en esta escala de valores, si fuera un militar o un policía, o un rabino.  Evidentemente, no todos los muertos merecen la misma consideración.

Lejos de mi el generalizar y considerar a todos los franceses de la misma opinión.  Se que gabacho es una expresión insultante, y no la dirijo contra nadie, solo quiero condenar una actitud y una manera de pensar y actuar.

Tenemos que evitar el gabachismo, de la misma manera que el gringuismo o el españolismo como formas de expresar un enaltecimiento de las personas patrias sobre las extranjeras.

Una persona, siempre lo será tanto en Barcelona como en Guadalajara como en la Conchinchina, y no lo será menos en función de su procedencia, religión, raza o condición social o sexual.

A ver si nos vamos acostumbrando.

Y para poner un poco de humor al cabreo que llevo puesto, unos versos de Moratin, para esbozar una sonrisa.

Admiróse un portugués
de ver que, en su tierna infancia,
todos los niños en Francia
supiesen hablar francés.
Arte diabólico es
-dijo torciendo el mostacho-
que para hablar en gabacho
un fidalgo en Portugal,
llega a viejo y lo habla mal,
y aquí lo parla un muchacho.

20 Març 2010 Posted by | Politica | , | 8 comentaris