X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

Cuento apócrifo del Vaticano.

Después de la fumata blanca, el mundo supo que había un nuevo Papa.

Sorprendió a todos que renunciara a todos los eventos y fastos propios de su entronización. En una ceremonia privada, asumió el cargo y anunció que habrían algunos cambios en la organización del estado.

Su primera decisión fue pedir a todos los obispos y cardenales que asumieran la administración y cuidado de una iglesia, y que renunciaran a todos sus cargos.

La segunda, enviar una circular a todas las iglesias en las que indicaba que a partir de este momento, cada congregación tendría que asumir sus gastos de cuidado y manutención de su comunidad.

La tercera fueron las donaciones. Todos los fondos depositados en los bancos, todos los tesoros del Vaticano, ya fueran pinturas, esculturas, tapices y ornamentos, incluidos los de culto. Todos los edificios. Todos los terrenos y bienes. Todas las acciones y obligaciones de su propiedad. En definitiva, todo su patrimonio, debían ser entregados a los estados respectivos para que fueran repartidos entre los necesitados, con la petición de que asumiera el cuidado y manutención de los bienes culturales y edificios emblemáticos como las catedrales, y que permitiera su uso para el culto y actividades propias de la iglesia.

La cuarta, renunciar a su vez a su figura papal y anunciar la disolución del Vaticano como estado/nación. Dijo, en su alegato de despedida, que el Vaticano era una institución totalmente prescindible. Que su existencia ofendía a Dios y a los pobres. Que desde las comunidades de base se vivía un cristianismo mucho mas puro, y que ellas eran las que tenían que propagar el evangelio.

Al día siguiente, el papa amaneció muerto. Fue una muerte natural, dijeron…

11 Agost 2011 Posted by | Relatos | , , | 5 comentaris

AQUELLA AL.LOTETA

Aquella al·loteta, va néixer tímida.

I grassoneta.

I també miop.

D’aquestes tres coses, en va ser completament inconscient durant sa infantesa, i va créixer feliç, contenta, bullanguera i parladora.

Fins que es va donar compte de que era tímida, miop i grassoneta.

Va comprovar que les ulleres de cul de bòtil no afavorien massa la seva cara, i que no destacava massa en l’esport ni en les activitats que requerien esforç físic, i a mes… era tan tímida…

I durant un temps, no es va estimar gaire.

A vegades, es sentia fermada per les persones que estimava i que se l’estimaven. Notava que la volien fer creure el que ells, fer el que ells i comportar-se igual que ells.

Es veia encorsetada i enclaustrada, i a mes…, com era tan grassoneta i tímida….

Però un dia, el mirall li va tornar un gran somriure. Va aparèixer a la seva cara, com si no hi hagués estat mai. La seva mirada es va il·luminar. I va descobrir que la imatge era encisadora i agradable.

I va sortir al carrer amb el somriure posat.

I pel carrer la gent li tornava la rialla, va descobrir que l’expressió de la seva cara era contagiosa. Se’n va donar compte que tenia un poder com el que s’atribuïa al rei Midas. Per tot a on anava, naixien ulls brillants, mirades esplendoroses, i llavis captivadors.

Encara no ho sabia, però era el seu esperit vital que es reflectia en aquella cara de lluna. Una lluna que sempre estava plena, que mai minvava, sempre repartia el seu influx al seu voltant.

I va passar que la energia positiva que d’ella emanava tornava a ella a traves del somriures que li tornaven, i tot i seguint ser una noia tímida, grassoneta i miop, va descobrir un mon que sortia i un que entrava, i va trobar nous camins que recórrer, i es va atrevir a ser ella mateixa, a dissentir i a posar en solfa algunes coses que havia après.

I estimant als altres, va aprendre a estimar-se a si mateixa.

Si la veieu, feliciteu-la, però no només perquè avui fa anys, al terme i a la fi, això passa cada any, feu-ho per ser com és, pel que transmet, pel que empelta, perquè el seu somriure es contagiós.

Açò es un conte, qualsevol semblança amb la realitat es, naturalment, pura coincidència.

9 Agost 2011 Posted by | Relatos | , , , | 10 comentaris

UNA DE FUNERALES. ¡¡ MARCHANDO !!

Uno de vez en cuando, se encuentra en la tesitura de asistir a un funeral.  Ya sabéis, aquel al que hay que asistir.  Tampoco hay que dramatizar, en estos casos uno se solidariza con los familiares del difunto y se une a los dolientes.

Los funerales son siempre una reunión de impotentes, que se aúnan en la difícil tarea de hacer ver que lo que hacen sirve para algo.

Así que ya sabéis, la americana oscura y aquellos pantalones que casi no me caben, las gafas de sol, bien perfumado por aquello de los besos y abrazos, y al ataque.

De entrada, estuvimos a punto de meter la pata hasta la ingle. En la puerta de la iglesia, dos hombres de negro a los que tomamos por empleados de la funeraria y que resultaron ser dos primos que acababan de llegar. Menos mal que ellos si nos conocían a nosotros, se adelantaron en el saludo y salimos bastante airosos del trago.

La iglesia estaba en obras, lo cual es bueno, las vallas y los andamios, dan un cierto aire humano al recinto. Porque los techos tan altos y tanto muerto en las paredes, impresiona un poco, y hasta acojona.

En fin, ya estamos dentro, un banco discretito, lejos de los deudos, pero tampoco el ultimo, y a esperar.

Mucho mérito el del cura, porque he de reconocer que su trabajo fue bastante bueno. Estos sacerdotes, tienen un sexto sentido para oler el dinero, y como la familia era pudiente, hizo un trabajito de lo más aseado. Yo he estado en funerales mucho más cutres, con un cura que iba a lo suyo con su retahíla y al que se le notaban demasiado las ganas de terminar cuanto antes. Este se lo curró de lo lindo, aunque lo tuviera que leer todo en los libros, la impresión que dio es que quería quedar bien.

Lo que me tiene mosqueado desde siempre es el trajín de levantarse y sentarse, vaya manía de ir cambiando.  Con lo bien que se está sentado y tranquilito.

Era inevitable, supongo, que pasaran el plato.  Una mujer ya mayor, salió a traición de una de las puertas de la sacristía blandiendo una jofaina plana de color dorado. A los de la primera fila los cogió desprevenidos y tuvieron que buscar apresuradamente el óbolo en los bolsillos. Los demás la veíamos venir, y algunos tuvieron tiempo de preparar sus carteras.  Yo la esperaba con un “No, muchas gracias”, solemne y altivo, preparado para la ocasión, pero casi no me dejó decirlo. Enseguida me quitó la palangana de debajo la nariz, y emprendió una retirada estratégica.   La culpa fue mía, porque yo era pardillo y ella gata vieja. Le di demasiadas pistas al esperarla con los brazos cruzados en el pecho y cara de indignación. Tenia que haber levantado la mano como si fuera a poner, y luego soltarle la frase, y también podría haber imitado a Aznar y soltarle un dedazo, pero yo soy una persona educada.

En fin que todo pasó de una manera muy correcta, incluso aquello de darse la paz, que nunca he entendido para que sirve, menos mal que yo solo tenía una chica a mi izquierda con la que no pensaba pelearme, y a la que estreché afectuosamente la mano, y a la derecha a  Cristina, con la que estoy en paz desde hace mucho tiempo.  Hubo un señor de dos bancos más adelante, que amenazó con venir con su paz a cuestas, pero al final, desistió, y los de atrás, no sé lo qué hicieron porque no me digné girarme.

Acabó el evento con el órgano sonando majestuoso. Sin lugar a dudas, lo mejor del acto, y los de la funeraria, (no los primos), llevándose el ataúd.

Al que si pillé fue al cura escapándose como un ladrón por los pórticos laterales, hacia la salida. La familia se dirigía a la puerta, y él, que había terminado ya la faena, tenía por lo visto mucha prisa.  Seguramente le esperarían su Sagrario o su Rosario para comer.

Lo había disimulado muy bien durante el oficio, pero al final, le pudo la ansiedad por irse cuanto antes.  Me dejó pensativo el hecho, había cumplido con su obligación que era  soltar la misa, como si soltara un misil.  Acabada la función  ya se podía ir corriendo.  Lo que decía, un auténtico profesional.

Solo me quedó una duda, con lo rápido que se cambió de ropa y se fue, no tuvo tiempo siguiera de contar el dinero de la colecta. Porque yo no vi a ningún monaguillo o sacristán y la señora que pasó el plato había vuelto a sentarse entre el público. O lo metió en un cajón, o se lo llevó en el bolsillo para contarlo más tarde.  En fin, no había nada mío.

No pude dejar de pensar en el funeral de mi amigo Bep. He comentado algunas otras veces de él, era transgresor, anticlerical, borracho empedernido, juerguista y una excelente persona.  Sacaron el ataúd al patio del tanatorio, la gente su puso en círculo a su alrededor, y de un desvencijado cassette que pusieron sobre el alfeizar de la ventana, sonaron los acordes de “Imagine”. Todos nos cogimos de las manos, con las lágrimas aflorando, y no hizo falta que nadie nos deseara la paz. Tampoco nadie tenía prisa por irse.

2 Març 2010 Posted by | Relatos | | 4 comentaris

VELATORIOS MATRIMONIALES.

Estoy preocupado por la pasta de dientes.


rayitas-cpi-s Puede hundir mi matrimonio. Es una situación más de este velatorio en que se están convirtiendo los matrimonios. Y digo velatorio, porque abundan las veladas amenazas contra los hombres. Veladas y aviesas intenciones de nuestras mujeres, que no son capaces de aceptar la evidencia de la superioridad moral de los machos sobre las hembras.

Y dando por sentado nuestra superioridad moral e intelectual, de lo que se trata es de ir sorteando las continuas quejas que nos vienen por parte de la pareja.

Y así, cansados que nos echen en cara que no bajamos la tapa de wáter después de mear, nuestro intelecto ha sido capaz de inventar una tapa que, cuando no hay nadie, baja suavemente activada automaticamente por un sensor.

¿Os dais cuenta de lo inteligentes que somos los hombres?

Para evitarnos el disgusto de escuchar las quejas sobre que no bajamos la tapa, inventamos un artilugio para que la acción se haga automáticamente.

Pero claro, ellas siguen erre que erre intentando amargarnos la vida, y como tuvieron que callar con la tapa del wáter, la emprendieron con el tapón del gel de baño y del champú.

Harto estoy de oir las retahilas que nos endingan: “Que si nunca lo cierras, que se va a caer y se derramará el contenido, que esto no puede seguir asi, que estoy harta de ir detrás de ti, que eres un desastre…. “

Definitivamente, en un velatorio no habría ni mejores ni más constantes plañideras.

Y tuvimos que inventar el tapón clic, con válvula antiretorno, que hace totalmente innecesario cerrar el frasco.

Fijaos bien, antes había que ir roscando y desenroscando la tapa, con lo dificil que es esto, y ahora, basta levantar la tapa con el pulgar, y si lo dejamos abierto no passssa nada, porque la válvula impide el derrame del jabón. Otra vez, la inteligencia ha triunfado, los hombres, no tenemos por qué entretenernos en estas pequeñeces, nuestro tiempo es demasiado valioso para perderlo cerrando un frasco.

Pero ¡Ay, la pasta de dientes¡

Ahora han empezado con la campaña por la que al parecer hay que dejar tapado  el tubo de pasta de dientes…..


Habrá que poner otra vez a trabajar la imaginación, tendremos que  convocar la semana que viene al  COMA (Consorcio de Maridos Agraviados), para ver cómo solucionamos el problema.

Habrá que poner otra vez todo nuestro esfuerzo y nuestra enorme capacidad mental en busca de una solución.

¿Seremos capaces?

Yo creo que si.

Retos mayores nos han puesto.

27 gener 2010 Posted by | Relatos | 12 comentaris

DESPERTAR Y MORIR (El Club de los Jueves)

Soñó que dormía, y su sueño era tan profundo que le acercaba a las puertas de la muerte.  Sentía su cuerpo como flotando en el aire, disfrutando de una voluptuosidad que le arrancaba gemidos de placer. Su cuerpo se expandía ocupando todo el espacio y se hermanaba con las nubes y ocupaba poco a poco el universo.
El despertar golpeó por fases, no supo cuál de sus sentidos fue el primero, pero poco a poco, todos fueron ocupando su lugar y su función en su cuerpo.
La mente dio la orden a los brazos y a las piernas de estirarse y desperezarse, pero en vez de eso, se encogieron.  Se curvó la espalda, y las rodillas se juntaron con el mentón, en una postura ya conocida desde antes de nacer. Los ojos, en vez de abrirse, se cerraron con fuerza, intentando negar la evidencia de que llegaba un nuevo día.
Un segundo, un minuto, una hora…. No supo cuánto tiempo estuvo así, encogido, sin querer nacer, pero sus mismos músculos gimieron por la inmovilidad y se fueron moviendo hasta abrirse de nuevo y conformar un cuerpo.
Aun sin abrir los ojos, los pies salieron de la cama y tantearon el suelo en busca de las zapatillas, mientras su torso se enderezaba y quedaba sentado en la cama.
Se frotó la cara con las manos, masajeando los parpados, como animándolos a abrirse y restañando las pestañas.
Entró la luz en su cuerpo, a través de una delgada rendija al principio y a retina plena después, hasta comprobar, una vez más, que todo seguía en su sitio, la lámpara la mesita de noche, el armario.
Poco tiempo en el baño, la imprescindible micción mirando al techo, y renunciando al lavabo y a la ducha.  Luego se fue vistiendo lentamente, la ropa interior, la camiseta, los pantalones, el cinturón de explosivos, la camisa….
Empezaba un nuevo día.

7 gener 2010 Posted by | Relatos | | 9 comentaris

Dia de los Inocentes. La sonrisa del Muerto

Podrían haber elegido una habitación más alegre, o quizás alguna que tuviera ventana, pero eso, evidentemente, al muerto no le importaba.

Gregorio, había aceptado aquel trabajo porque no estaba en condiciones de renunciar a ningún ingreso, y pensaba que si cumplía, le podrían contratar otra vez, para trabajos más agradables.

Continua llegint

28 Desembre 2009 Posted by | Relatos | , , | 2 comentaris

CUENTO DE BURBUJITAS Y HABAS

Erase que se era una vez una burbuja que no estaba contenta con su trabajo, era una burbuja de hervir, de esas que se ponen trabajosamente en el fondo de la olla, para ir poco a poco aumentado de tamaño, y de repente, cuando ya tienen la presión adecuada, saltan del fondo y se ponen a bailotear como locas hasta salir a la superficie y conseguir un burbujeo alegre, constante, vivo , dicharachero y lenguaraz. Continua llegint

21 Desembre 2009 Posted by | Relatos | | 7 comentaris

FUE SIN QUERER. El Club de los Jueves.


Escrito por: f-menorca el 12 Mar 2009 – URL Permanente

He puesto la canción al principio, para que podáis escucharla mientras leéis el relato. Continua llegint

7 Desembre 2009 Posted by | Relatos | 8 comentaris

ALEA IACTA EST. El Club de los Jueves.


Escrito por: f-menorca el 19 Mar 2009 – URL Permanente

Cada día, cuando sacaba a pasear a rufus, veía el edificio. Alto, negro con la noche y ornado con mil lucecitas que invitaban a acercarse. El resto de la ciudad asistía silente a su paseo nocturno.

Continua llegint

7 Desembre 2009 Posted by | Relatos | Deixa un comentari

Desatascando tuberias. (El Club de los Jueves)


Escrito por: f-menorca el 28 May 2009 – URL Permanente

María del Pilar de los Acebos Martínez Pardiez, quería ser una señora. Lo había deseado siempre desde que era una niña e incluso después, cuando paso a ser “señorita”. Por eso, cuando a los diez y seis años le presentaron a su novio, se sintió feliz de dar un paso más hasta conseguir el estatus anhelado.

Continua llegint

7 Desembre 2009 Posted by | Relatos | 2 comentaris