X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

Melodias

melodia

Odio la melodía de mi teléfono móvil.  Nos llevamos mal, francamente mal, tan mal que a menudo la castigo y la cambio por otra. Pero al poco tiempo, pasada la novedad, vuelve el odio. No lo puedo evitar.

Tendré que psicoanalizarme, si esto es síntoma de inestabilidad emocional, de desatino nervioso o de mala leche inducida.

Me han dicho, que existen personas que aun llevan la que viene de fábrica y que nunca se han preocupado de cambiarla y que no la aman ni odian, simplemente la usan.

Pero aparte de esos privilegiados mortales, creo que los demás, mas o menos coincidirán conmigo en la aversión a las llamadas,

Ella, la melodía, sea cual sea, me produce una mueca de desagrado, luego, a ver el número, la expresión cambia, de expectación si no se quién es, o de resignación al saber ya de que va y que me va a complicar la vida, o de pánico, que de todo hay.

Solo la melodía que tengo para mi mujer y mis hijos me alegra el semblante, por eso la tengo diferenciada, porque a esa si que la amo y la espero con ansia a todas horas.

Pero todas las demás son nefastas, y pensad que las he probado casi todas, desde aquella de la guitarra, a una de una sirena, la cancioncita sosa, el sonar del submarino e incluso el ring clásico, del que pensé que era la solución, pero que me pone de los nervios desde que leí en facebook que un grupo pseudocristiano afirma que el clítoris es el timbre del diablo. Oigo el ring y pienso en cosas que no debería.

Con la que me llevé mejor durante un tiempo era una que reproducía una frase en inglés, decía con voz gangosa: «One idiot is calling… one idiot is calling..» Esta si me gustaba, pero era un poco embarazosa cuando sonaba mientras estaba con otras personas. La pregunta que se hacían era obvia. ¿También dice eso cuando yo llamo? Y claro….

Y es que los teléfonos móviles, no están todavía lo suficientemente perfeccionados, en vez de poder elegir la melodía según quién te llama, deberían dar la opción de cambiarla según el humor que tengas en el momento de recibirla.

De esa manera, si estas contento podrían sonar cascabeles, si estas aburrido, la sirena que he incita a mirar por la ventana a ver que pasa, y si estas de mal humor, debería salir una vocecita pura y limpia que dijera: «Siento molestarle, por favor, podría atender mi llamada?

Mientras tanto, y hasta que la ciencia no venga en mi auxilio, tendré que resignarme a fruncir el cejo, maldecir o suspirar según el numero que aparezca en la pantalla.

13 Març 2015 - Posted by | Sociedad

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: