X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

Historias de Punta Prima II. La Misericordia.

Hay cosas que son difíciles de explicar. Uno siempre corre el peligro de caer en la memez y quedar en ridículo. Y es que los sentimientos y los recuerdos son así, penden del hilo de la melancolía, y esta es difícil por no decir imposible de transmitir con palabras.

Y si hoy, siguiendo la singladura de mis recuerdos de niñez de Punta Prima, os digo que recuerdo como si fuera hoy el día en que aprendí el significado de la palabra misericordia, lo mas probable es que a mas de uno emita una media sonrisa y piense, quizá con razón que ya empiezo a chochear.

Pero hay que arrear con todo, incluso con la propia vergüenza, porque si después de mas de cincuenta años yo recuerdo con bastante detalle este evento, será porque tuvo su importancia.

Estábamos, como tantas veces tumbados en la sombra de Can Marcos, recuerdo que ya estaba crecida, el sol marcaba su limite en la arena y ya no teníamos que estar pegados a la pared sino que teníamos terreno fresco por delante. Dos de mis amigos estaban jugando a pelearse, ya sabéis que estos pequeños juegos en el que se miden medio en broma las fuerzas de cada uno son medios sutiles de establecer lideres sin tener que pelearse “de verdad”, uno era Nito Pilò, no recuerdo su apellido, Piló era el mote, que me perdone.

El otro no recuerdo quien era.

En el cruce de fuerzas y juego de manos, rodaron por la arena hasta que Nito logró dominar a su rival y ponerle de espaldas al suelo. Entre bromas, y forcejeos, le pidió que pidiera misericordia.

Yo que estaba jaleando a los contrincantes no conocía la palabra y pedí que me explicaran que significaba.

Aquí se acaba la historia, porque ya no recuerdo si me explicaron su significado, supongo que si, y la tarde siguió su curso, los niños son siempre niños y supongo que en aquel momento no le di mas importancia.

El por qué aun recuerdo este hecho trivial pertenece al mas oscuro de los secretos de las mentes de las personas, pero hoy me induce a reflexionar sobre la palabra misericordia.

Me considero afortunado al saber el significado de esta palabra a tan corta edad, creo que es una de las mas olvidadas de nuestro léxico.

Conocemos y usamos frecuentemente las palabras perdón, caridad, ayuda, rescate, limosna, dádiva…, pero la palabra misericordia ha caído en desuso.

No voy a intentar aquí, elucubrar o intentar definir la palabra, en todo caso decir que creo que es compasión mezclada con amor, lo que no es mala combinación. Pero ya he dicho que no es lugar para eso, solo dos apuntes que me parecen interesantes.

Dice Don Quijote a su amigo Sancho al darle consejos para que sea un buen gobernador de la peninsula Barataria: “Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva sino con el peso de la misericordia.”

 Y una segunda acepción de la palabra que se refiere a una pequeña pieza situada en los asientos de los coros en la cual uno podía descansar disimuladamente cuando se debía estar de pié.

Y me rio pensando en una persona obligada a estar de pié como un pasmarote en un escenario pendiente de las miradas de un publico exigente, con dolor de pies de espaldas y hasta de encías, y encontrar un disimulado apoyo.

Porque en esta vida, es importante de vez en cuanto poder apoyar el culo.

Anuncis

18 Agost 2013 - Posted by | Recuedos de niñez |

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: