X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

EDUCACION SEXUAL

Yo no tuve educación sexual en casa. Simplemente, de eso no se hablaba. Es más, un día, me encontré con que mi madre ya no entraba en la ducha para ayudarme. Yo aún no había descubierto la vergüenza de estar desnudo, pero me di cuenta en seguida que si, que eso era algo intimo y privado. Aquel día ya fui mayor.

Un sábado por la tarde, mi madre me dio unos folletos sobre concepción y sexo, esto de la semillita y papá y mamá. Me los guardé con la promesa de leerlos.  Lo hice a escondidas, me daba vergüenza hacerlo en presencia de los otros. Luego me pasé dos o tres días preocupado pensando en lo que le diría a mi madre si me preguntaba sobre los panfletos. Nunca lo hizo, y yo respiré tranquilo.

Eran tiempos oscuros, de represión en todos los sentidos, las tetas eran pecaminosas, y la piel totalmente subversiva. En el cuarto de baño, uno se cerraba a cal y canto. En el de casa, había dos puertas y por tanto dos pestillos. Leíamos en la biblioteca, la revista París Match , incluía a veces, algún anuncio de mujeres en ropa interior. Y en la gran estantería del Espasa Calpe, buscábamos palabras como puta, coño, pecho. Aprendí que había pechos, antepechos, pezones y aureolas mucho antes de ver alguno, -lo que en una casa con tres hermanas, no es poco mérito-, y en los dibujos de la enciclopedia, las tetas aparecían en blanco y negro,  con su amplia ramificación venosa.

Recuerdo con especial cariño una escena en la calle Hannover, en la esquina de la pastelería Vallés, era invierno, porque a media tarde ya no había sol y las farolas de la calle estaban encendidas. Con varios amigos comentábamos sobre la familia XXX que tenia diez hijos. El comentario era que sus padres habrían follado ya ¡¡diez veces ¡¡. Vaya escándalo ¡¡ Vaya  “jartá ” de follar.

En aquella época nos juntábamos en la calle después del cole para construir aviones de papel y hacerlos volar. Los que volaban mejor eran los que se construían con unas hojas pautadas para música que eran un poco más gruesas que las de libreta.  El futuro, sentado en una nube se cachondeaba de nosotros con la Play en su regazo.

Nosotros, tendríamos también que habernos reído del “futuro” y de los niños que no serian capaces de divertirse con una hoja de papel.  No teníamos la play, pero teníamos la calle, eramos los amos de las aceras y de los adoquinados tramos, por los que, de vez en cuando, nos dignábamos dejar pasar a algún coche.  A pesar del ventoso invierno, íbamos con pantalones cortos ,calcetines largos y una especie de chaqueta que llamábamos “Belbetón” o al menos, así sonaba. Las niñas, al menos tenían sus leotardos, inmundo invento que impedía atisbar para intentar verles la bragas.

Bueno, volviendo de Úbeda, creo que el tema era sobre la educación sexual. Aquella que no tuvimos. De todas maneras, yo estoy en contra de una educación sexual como una asignatura que hay que impartir. Creo en la educación de la persona en todas sus facetas, y como tal totalmente interconectadas. No se puede coger a un niño y decirle: ahora vamos a estudiar el sexo, para a continuación ir a por las matemáticas. El sexo es inherente a la persona y forma parte de ella misma.

El problema no era que no hubiera una educación sexual, sino que se excluyera el sexo de la educación integral que debe tener cualquier niño.

Todo lo que se esconde, lo que se evita de las conversaciones y de la vida familiar, aparecerá algún día, de alguna manera, en cualquier esquina de una pastelería. Y lo hará de una manera tergiversada e incluso a veces perversa.

El sexo no es malo, no es pernicioso, no es algo a esconder, es algo a vivir, es algo natural y propio.

El sexo que se vive en libertad , es el que no duele, que no corroe, el que ayuda a vivir.

Por cierto, ¿Esto de que los curas y obispos nos quieren enseñar sexualidad, debe ser una broma no?

Anuncis

5 Març 2011 - Posted by | Recuedos de niñez |

3 comentaris »

  1. Home, Frederic, posats a pensar, són els que més perversions coneixen, oi? al menys d’oïdes, al confessionari.

    Ah, no, que és precisament això el que no volen explicar.

    La foto és de l’estanquera d’Amarcord, no?

    Comentari per julio navarro | 5 Març 2011 | Resposta

  2. Si, la foto de la estanquera d’Amarcord. Un mite, un simbol, l’ostia.

    Comentari per xarbet | 5 Març 2011 | Resposta

  3. Hace mucho tiempo dejé de creer que los consagrados hacían votos perpetuos de castidad por elección… en el fondo, es una forma más de enmascarar sus carencias y debilidades.

    Como bien señalas “El sexo que se vive en libertad , es el que no duele, que no corroe, el que ayuda a vivir”.

    Comentari per Rosa Niña Guerrera | 25 Març 2011 | Resposta


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: