X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

HISTORIA APOCRIFA DE LOS TRES CERDITOS. La sOnRiSa dEl lUnEs.

Erbono, Errajao y Erblanco,

estaban enamorados de una cerdita muy mona que se llamaba Mairena, aunque todos la llamaban Carmen la bella.

Los tres querían hacer méritos para atraer a la dulce cerdita y construyeron tres casitas.

————————————————————————————————————

El que primero terminó, y por tanto fue el primero en ofrecerle su casa, fué Blanquito que la construyó de paja pero ella le dijo que no se acostaría con él, hasta estar segura de que no se caería y no tuviera goteras en invierno. Pero a las pocas horas, vino el lobo catalán y Blanquito no pudo hacer nada para impedir que soplando con el Estatut le volara la casa.

———————————————————————————————————————————————————————————————————

Boni, fue mas cauto y empezó a apilar madera con la que construir su casa. Apiló leños y tablones y poco a poco construyó su hogar. Carmen Mairena, aceptó enseguida a cobijarse con el, pero esta vez fue el lobo disfrazado de obispo que empezó a dar puntapiés a la puerta con el aborto, los curas pederastas y la amenaza de excomunión. Y al estructura no resistió, su casa se convirtió en astillas.

————————————————————————————-

Carmen la bella,  furibunda, salió diciendo pestes jurando no hacer caso nunca mas a nadie, pero se encontró con Rajao que estaba construyendo una hermosa casa de piedra y cemento. El muy pillin, tenia acumulados muchos tochos detrás de la transición y hubo muchas falanges voluntarias que lo ayudaron. Su casa crecía día a día, manos que se llamaban limpias, pero que en realidad estaban llenas de sangre, le  apoyaban en  la construcción. Cuando al fin acabó la casa, Carmen se sentía a sus anchas y feliz, y Rajao se las prometía muy felices por la noche cuando lograra acostarse con ella.

Con mesurado cuidado, se duchó y acicaló mientras la bella lo esperaba desnuda en la cama. De puntillas se acercó ya que ella tenia los ojos pudorosa mente cerrados, se introdujo con sigilo debajo de las sábanas y empezó a palpar aquellas pletóricas carnes ahítas de sensualidad y candor. Sus manos pasaron por unos pechos amplios y sedosos, bajaron por un vientre sensual y buscando el huequito del placer, se encontró ¡¡Oh Sorpresa¡¡ con un enorme pollón que rezumaba babilla.

Dio un enorme brinco en la cama, lanzando un enorme alarido, e intentó huir como un poseso de la habitación, pero la cerdita bella, que estaba en su punto álgido de excitación, lo siguió como una bestia en celo. Abrió la puerta para salir, pero se encontró con el estatut, los obispos, los gays…

y tuvo que cerrar la puerta violentamente. Intentó derribar los muros, pero estaban hechos de dura piedra y resistieron estoicamente. Mientras empujaba el muro, una cosa cilíndrica lo fue empujando por detrás y se encontró dulcemente empalado por la dulce y tierna cerdita . Se arrodillo pacientemente aguantando los embates, con la mejilla en el suelo, pensando que menos mal, al menos el que le daba por el culo no era el estatut.

26 Abril 2010 Posted by | Humor | 6 comentaris