X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

CUENTO DE BURBUJITAS Y HABAS

Erase que se era una vez una burbuja que no estaba contenta con su trabajo, era una burbuja de hervir, de esas que se ponen trabajosamente en el fondo de la olla, para ir poco a poco aumentado de tamaño, y de repente, cuando ya tienen la presión adecuada, saltan del fondo y se ponen a bailotear como locas hasta salir a la superficie y conseguir un burbujeo alegre, constante, vivo , dicharachero y lenguaraz.

400_1182141994_burbujas-1152x864

Pero estaba muy molesta con sus usuarios, ella allí al fondo en fila con sus compañeras esperando la dulce eclosión y de repente, baja el japuta del cazo y las revuelve todas. Vuelta a ponerse en cuclillas a esperar de nuevo, hasta que el cabroncete vuelve a estropearles la salida. Total que la mayoría de las veces, en vez de nacer todas juntas se tenían que ir por los rincones de la olla, a levantarse entre tres o cuatro y conseguir así alcanzar al menos la parte media del recipiente.

Y presentó la dimisión. Fue al maestro burbujero, le expuso su problema y le dijo que se iba. En vano intentó el anciano decirle que se equivocaba, ella era muy tozuda y se dio de baja del sindicato de burbujas de hervir y se fue a pedir trabajo al gremio de las burbujas de jabón.

Los primeros días fueron fantásticos, no tenía que esperar nada, solo en contacto con el agua se empezaban a formar las burbujitas y todas se divertían jugando entre ellas, bailoteando y transportando entre todas las gotitas de sudor que sacaban de la persona enjabonada.

Pero llegó un día que pasó algo terrible, en vez de juguetear con mucha agua y divertirse, la pusieron con muy poquita agua en una toallita, y -fijaos el agravio, ni siquiera en una esponja- y empezaron a frotar en un sitio apestoso, con mucho pelo y olor a caca y a no sé qué más. ¡Qué asco¡ ¡Que soberano asco¡ Salió corriendo con la maleta a medio hacer.

Y se dirigió muy ufana a San Sadurni de Noia a ver si encontraba curro entre las burbujas de cava. No tuvo problema, la recibieron muy bien, todas alegres y contentas, riendo continuamente y haciendo bromas, solo cuando tenían que trabajar se tenían que poner muy serias, quietas, bajo la severa mirada de la burbujota que exigía que subieran por la copa como si fuera n a desfilar por una pasarela, totalmente rectas, con la cabeza mirando al infinito, subiendo rápido, sin entretenerse y guardando las debidas distancias con las compañeras, nada de alborotar ni moverse de la fila.

Era un buen trabajo, descansadito y tal, pero como otras veces, siempre hay algo que te estropea el invento, estaba tan tranquila trabajando en una fiesta, cuando de repente, en una de las vertiginosas ascensiones, se quedó pegada en una maraña de pelos, duros e hirsutos. Intentó salir, pero no pudo, cada vez que se encaramaba a unos de aquellos pelos para saltar dentro de otra copa, una lengua subía por el labio y la obligaba a esconderse al fondo junto a la raíz. Allí se quedó dormida, cansada de intentar escapar. Y así estaba dando una cabezadita, cuando de pronto se encontró de nuevo enmarañada en otro tipo de pelo que recordaba demasiado por lo de la toallita y aquel olor característico de su época de burbuja de jabón. A gatas tuvo que escapar, ella que era una burbujita fina.

Su futuro estaba por lo visto en la costa, y fue al mar, allí estuvo durante muchos días retozando en medio de las olas, en aguas frías y limpias, que cambiaban de color, del azul al verde y de aquí al casi negro cuando pasaban por encima de un banco de algas, para volver de nuevo al azul, mirando la arena del fondo. Que placer, que gozada, que frescura, se pasaba el día saludando a las barcas con las que se cruzaban y a los delfines, y a los peces voladores que causaban un autentico regocijo de burbujas cuando caían de nuevo sobre el agua.

Vivió además, momentos excelsos, cuando un banco de peces plata saltaban a la vez y creaban una nube en el aire que se caía en medio de un gran chapoteo en el mar.

Solo que las olas, nadaban todas en dirección a tierra, y a veces era divertido caer en la arena a retozar un poco pero de vez en cuando, se levantaba el viento, se escondía, el sol, y entonces, ¿Dónde podía esconderse una burbuja?

Se pasó tres días seguidos ¡¡tres¡¡ a caballo de una ola, chocando continuamente contra una roca. Y la puñetera roca, llena de magulladuras, resistía sin dejarse vencen y lo peor de todo, ¡¡¡sin inmutarse¡¡¡

Entró en un proceso de gran depresión, había estado fracasando en todas partes, no encontraba un lugar en el mundo para ella, estaba cansada de rodar, la tristeza le embargaba, tenía la sensación que el mundo no había sido hecho para ella y no sabía qué hacer.

Y pensando ,pensando, se dio cuenta de que lo que le pasaba era por haberle cogido manía al cazo, que al fin y al cabo cazurro si era, pero también bonachón y buena persona, con su barriguita de buen vividor y sin demasiadas aristas.

Aún así, siguió buscando alternativas, pensó en la fuente, en la espuma de afeitar, en la leche, pero estaba cansada de probar cosas, y decidió volver a sus orígenes.

Y se quedó como burbuja de hervir, junto con sus compañeras, solo había que vigilar de reojo al cazo, y no preocuparse demasiado porque en todas partes cuecen habas.

Y aquí estoy, por favor, la próxima vez que pongáis un cazo a hervir, mirad en el fondo, estaré encantada de saludaros.

Anuncis

21 Desembre 2009 - Posted by | Relatos |

7 comentaris »

  1. Que preciosidad de cuento
    Virgencita, virgencita, que me quede como estoy…
    es la moraleja? no lo creo, de ti no.
    besos

    Comentari per lola | 21 Desembre 2009 | Resposta

  2. Por cierto…y las habas?

    Comentari per lola | 21 Desembre 2009 | Resposta

  3. Yo no creo en las moralejas, ya digo que me conformo con que mires el fondo de la olla la proxima vez que pongas algo a hervir. Y las habas? ¡Ah¡ las habas….

    A ti no te han dicho nunca que en todas partes cuecen habas?

    Comentari per Xarbet | 21 Desembre 2009 | Resposta

  4. Mirare con lupa si alguna vez se me ocurre poner algo a hervir…

    -En todos los hornos cuecen habas…
    -y en el mio a calderadas.

    Comentari per lola | 21 Desembre 2009 | Resposta

  5. Xarbet,
    molt interessant eixe viatge de la bombolla que haguera pogut ser també el d’una gota d’aigua, però per al Nadal pega més viatjar a Sant Sadurní.
    Una abraçada i enllace la nova adreça.

    Comentari per Francesc J. Lopez | 27 Desembre 2009 | Resposta

  6. I admire the valuable information you offer in your articles.Just thought you’d be interested to know that I have added you to my bookmarks You make good points in a concise and pertinent fashion, This is a really good read for me, thank you for your time.

    Comentari per Thad Mullenaux | 9 gener 2010 | Resposta

  7. I sorry, but my english es very poor.

    Comentari per Xarbet | 9 gener 2010 | Resposta


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: