X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

HAZAÑERÍA


Escrito por: f-menorca el 24 Jun 2009 – URL Permanente

Si tuviera que resumir en pocas palabras lo que significa la palabra Hazañería, diría que es la arrogancia ridícula y jactanciosa, que se atribuyen las personas que presumen de ser mas de lo que son y que se esfuerzan en mantener este equivoco sobre su persona, además, encuentran en esta presunción motivo de satisfacción. No pretenden ser, les es suficiente con aparentar.

Confieso que no conocía esta palabra, que me induce a reflexión, y que además ha tenido un efecto doble ya que me ha llevado hasta Baltasar Gracián, hasta hoy, confieso, un gran desconocido para mí.

De su obra “El Discreto”, el Realce 20 es justamente una sátira contra la hazañería. Él mejor que nadie lo define. Os dejo con Gracián.

El Discreto:Realce 20
Contra la hazañería
Sátira

¡Oh, gran maestro aquel que comenzaba a enseñar desenseñando! Su primera lección era de ignorar, que no importa menos que el saber. Encargaba, pues, Antístenes a sus tirones desaprender siniestros para mejor después aprender aciertos.[1]
Grande asunto es el conseguir singulares prendas, pero mayor es el huir vulgares defectos, porque uno solo basta a eclipsarlas todas, y todas juntas no bastan a desmentirlo solo. Por una pequeña travesura de una facción fue condenado todo un rostro a no parecer, y toda la belleza de las demás no es bastante a absolverle de feo.

Los defectos, que por descarados son más conocidos, fácilmente los declina cualquier medianamente discreto, pero hay algunos tan disimulados, por revestidos de capa de perfección, que pretenden pasar plaza de realces, especialmente cuando se ven autorizados.

Uno de estos es la hazañería, que aspira, no a excelencia comoquiera,[2] sino de las muy plausibles, y halla favor para ello en grandes personajes, injiriéndose, ya en las armas, ya en las letras, hasta en la misma virtud; y aun se roza con casi héroes, pero verdaderamente no lo son, pues con poco se llenan la boca y el estómago, no acostumbrado a grandes bocados de la fortuna.[3]

Hacen muy del hacendado los que menos tienen, porque andan a caza de ocasiones y las exageran; ya que las cosas valen menos que nada, ellos las encarecen. Todo lo hacen misterio con ponderación, y de cualquier poquedad hacen asombro. Todas sus cosas son las primeras del mundo y todas sus acciones, hazañas; su vida toda es portentos, y sus sucesos, milagros de la fortuna y asuntos de la fama. No hay cosa en ellos ordinaria; todas son singularidades del valor, del saber y de la dicha. Camaleones del aplauso, dando a todos hartazgos de risa.

Fue necio siempre todo desvanecimiento, mas la jactancia es intolerable. Los varones cuerdos aspiran antes a ser grandes que a parecerlo. Estos se contentan con sola la apariencia, y así en ellos no es argumento de sublimidad el querer parecer, antes bien, de una verdadera poquedad, que cualquiera cosa les pareció mucho.

Nace la hazañería de una desvanecida poquedad y de una abatida hinchazón, que no todos los ridículos andantes salieron de La Mancha, antes entraron en la de su descrédito.[4] Parecen increíbles tales hombres, pero los hay de verdad, y tantos, que tropezamos con ellos y les oímos cada día sus ridículas proezas, aunque más la quisiéramos huir; porque si fue enfadosa siempre la soberbia, aquí reída, y por donde buscan los más la estimación topan con el desprecio; cuando se presumen admirados, se hallan reídos de todos.

No nace de alteza de ánimo, sino de vileza de corazón, pues no aspiran a la verdadera honra, sino a la aparente; no a las verdaderas hazañas, sino a la hazañería. De esta suerte hay algunos que no son soldados, pero lo desean ser, y lo afectan y lo procuran parecer. Buscan las ocasiones, y cualquiera niñería que se les ofrezca la celebran; y meten más máquina en una antojada aventura que el belicoso y afortunado Marqués de Torrecusa en un romper las trincheras de Fuenterrabía, en un socorrer a Perpiñán y desbaratar campalmente tantas veces los bravos y numerosos ejércitos de Francia.[5]

Muéstranse otros muy ministros, afectando celo y ocupación, grandes hombres de hacer siempre negocio del no negocio.[6] No hay chico pleito para ellos; de las motas levantan polvaredas, y de pocas cosas mucho ruido; véndense muy ocupados, hambreando reposo y tiempo. Hablan de misterio: en cada ademán o gesto encierran una profundidad entre exclamaciones y reticencias, de suerte que llevan más máquina que el artificio de Juanelo, de igual ruido y poco provecho.[7]

Andan otros mendigando hazañas, hormiguillas del honor; que con un solo grano, que a veces, más será paja, van más afanados y satisfechos que las valientes pías que tiran el plaustro de Ceres, el carro del lucimiento;[8] y es muy de gallinas cacarear todo un día y al cabo poner un huevo. Andan de parto, soberbios e hinchados montes, y abortan después un ridículo ratón.[9]
Gran diferencia hay de los hazañosos a los hazañeros, y aun oposición, porque aquellos,

cuanto mayor es su eminencia, la afectan menos; conténtanse con el hacer y dejan para otros el decir, que, cuando no, las mismas cosas hablan harto. Que si un César se comentó a sí mismo, excedió su modestia a su valor; no fue afectar[10] la alabanza, sino la verdad.[11] Aquellos dan las hazañas, estos las venden y aun las encarecen, inventando trazas para ostentarlas. Un acierto mecánico, después de mil yerros civiles[12] y aun criminales, lo blasonan, lo pregonan, y, no hallando hartas plumas en las de la fama, alquilan plumas de oro, para que escriban lodo, con asco de la cordura.

Pero que estos desvanecidos hagan hazañería de su nada, excusa tienen en su pasión, que al fin ella y su necedad, todo se cae en casa;[13] pero que un gran necio de estos haga tantos y mayores, dándoles a beber hasta hartar con sus disparates, y que estos idólatras de ignorancia veneren sus desatinos, es una inexcusable vulgarísima poquedad. No digo ya de los que, políticos, violentados de la dependencia, no les entra de los dientes adentro la ignorancia, así como les sale de solos los dientes afuera la afectada alabanza, porque estos son lisonjeros de malicia, y como no procede de engaño, quedan absueltos de ignorancia, condenados a adulación. Pero que haya necios en causa y provecho de otro, es caerse la necedad en casa propia y la vanidad en la ajena.

No fueron triunfos los de Domiciano, sino hazañerías;[14] de lo que no hicieran reparo un César, un Augusto, hacían aplauso Calígula y Nerón; triunfaban tal vez por haber muerto un jabalí, que no era triunfo, sino porquería.[15]
Las plumas de la fama no son de oro, porque no se alquilan; pero resuenan más que la sonora plata. No tienen precio, pero le dan a los méritos de aplausos.
________________________________________
Notas del editor:
1. ↑ Antístenes de Atenas (449-399 a. C.) fundó una escuela cínica que enseñaba a sus discípulos o tirones (tirón: Aprendiz, novicio. DRAE) que la ciencia más importente era la de «desaprender el mal».
2. ↑ comoquiera: De cualquier manera. (DRAE)
3. ↑ «Estómago para grandes bocados de la fortuna» es el título del aforismo 102 del Oráculo, y aparece en los Detti memorabili de Giovanni Botero atribuido a Felipe II. El dicho explica la necesidad de tener capacidad para asimilar grandes golpes de suerte o de adversidades.
4. ↑ Se trata de una clara alusión al Quijote, y muestra la lectura que Gracián hacía de la obra más difundida de Cervantes. Para el bilbilitano, que todo lo interpreta en clave de filosofía moral, don Quijote era personificación de la fanfarronería o «hazañería» ridícula, lo que le manchaba (usando el doble sentido de su región de origen) con un común descrédito.
5. ↑ Carlo Andrea Caracciolo, marqués de Torrecusa (1590-1663) fue general en la Guerra de Cataluña. Venció a las tropas francesas en 1638 en Fuenterrabía y en 1639 en Perpiñán. En 1641 fue derrotado en Barcelona, donde murió.
6. ↑ Compárese con el Oráculo, 121: «No hacer negocio del no negocio. Así como algunos todo lo hacen cuento, así otros todo negocio: siempre hablan de importancia, todo lo toman de veras, reduciéndolo a pendencia y a misterio.»
7. ↑ «El artificio de Juanelo» era un sistema diseñado en 1565 por el ingeniero Juan Juanelo Turriano para subir el agua del Tajo a Toledo, que consistía en una noria con dos mil cántaros.
8. ↑ El plaustro o carro de Ceres, diosa de la agricultura, era tirado por dragones y serpientes (y no «pías», es decir no «de piel manchada», pues este adjetivo se aplicaba a caballos y yeguas con ese pelaje, aunque también Gracián juega con la dilogía del simbolismo poco piadoso de la serpiente).
9. ↑ Según la fábula de Fedro (III, LIX), un monte estaba de parto y daba grandes gritos, creando expectación, pero solo dio a luz un ridículo ratoncillo.
10. ↑ Aquí, «procurar, buscar».
11. ↑ Alude a las obras de Julio César, donde relata sus batallas contra Pompeyo, sin exagerar sus hazañas.
12. ↑ mecánico: Dicho de un acto: Automático, hecho sin reflexión. Que exige más habilidad manual que intelectual. Bajo e indecoroso.(DRAE). civil: Grosero, ruin, mezquino, vil. (DRAE).
13. ↑ Rehace Gracián el dicho «todo se queda en casa».
14. ↑ Puesto que Domiciano fue a una guerra que estaba a punto de acabar, como refiere Suetonio.
15. ↑ Juega con el sentido de la raíz «puerco», es decir cerdo, como el jabalí, llamado también «cerdo salvaje».

10 comentarios

Anuncis

7 Desembre 2009 - Posted by | Humanismo y Religion

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: