X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

TARDE DE ZOOLÓGICO (El Club de los Jueves)

19 Feb 2009


Escrito por: f-menorca el 19 Feb 2009 – URL Permanente

Ayer fuimos al Zoológico. Hacia días que se hablaba en casa de que teníamos que ir, y por fin nos decidimos. En principio íbamos solo con mi madre, ya que mi padre tenía trabajo, pero al final pudo escabullirse y llegó cuando nosotros ya estábamos en el portal.

Escabullirse, que palabras más raras usan a veces los adultos. Tuve que pedirle que significaba, y me dijo que quería decir que se había escapado, que había podido irse antes de hora y dejar el trabajo a los demás. Me pareció muy poco serio, la verdad, a mi no me permite escabullirme mi padre cuando tengo deberes. Y él , ¿tenía o no tenía trabajo?

Yo, la verdad es que hubiera preferido que mi padre no viniera. Y no es que no le quiera, ni que no me lo paso bien con él, pero a veces es demasiado pesado, continuamente nos dice a mi hermano y a mí lo que tenemos que ver o mirar, parece que quiere que nos guste lo mismo que le gusta a él, nos trata como niños, y yo ya tengo casi siete años, esta tarde tendré que decirle que se limite a enseñarle cosas a José que sólo tiene cuatro.

En cambio mi madre es más tranquila, nos deja hacer, no nos atosiga, no pretende que le digamos continuamente lo bien que lo estamos pasando, simplemente sonríe, y yo ya sé que todo va bien.

De todas maneras, el viaje al zoológico, fue un completo fracaso.

¡¡Mira, mira: el león¡¡¡ y ¡¡allí el tigre¡, ¿Ves que cola tan larga tiene?. ¡Ahora iremos a ver al elefante¡¡

Mi padre tendría que saber que los niños por la tele, ya vemos a muchos animales y los conocemos, y no nos sorprende la cola del tigre. En la visita, lo único que me sorprendió es que los animales apestan, que no hay ninguno que sepa sonreír, y que están encerrados en jaulas.

Esto último es lo que me enfadó más, me pareció injusto que tuvieran que estar allí, para que los demás los mirásemos. Si yo tuviera que construir un zoológico, lo haría de manera que todos los animales estuvieran libres, y que dentro de jaulas estuvieran los visitantes, para que no les atacaran.

Al final, tuve que escabullirme del pesado de mi padre-eso le pasa por enseñarme palabras nuevas- aprovechando que le explicaban a mi hermano no se que de los micos. Me hice la despistada y me fui por mi cuenta.

Me estuve fijando en las jaulas, y todas tenían la parte de delante que era la que se veía, que era algo así como un patio, pero detrás, había una puerta cerrada que seguramente debía comunicar con el sitio donde dormían, quizá también tenían allí la cocina y el cuarto de baño.

Y movida por la curiosidad, me acerqué por un lateral y pude ver que había una puerta. Moví el pestillo y entré.

Me llevé una gran desilusión, yo pensaba ver el resto de la casa del tigre, y lo único que había era un recinto con un montón de paja en uno de los extremos, además la peste era mucho más fuerte. Desde allí se veía la puerta que comunicaba con la parte con barrotes, y lo demás, todo oscuro. Pero cuando me fijé un poco más, vi, en el fondo, una rendija de luz vertical, y al acercarme, vi que era una puerta. Sabía que no tenía que hacerlo pero la abrí. Me invadió enseguida un gran chorro de luz, que no tenía nada que ver con el día que hacía, que era nublado y tirando a gris.

Cuando me recuperé de la luz cegadora, me asomé y vi un enorme jardín, de un verde intenso, y con unos altisimos árboles que se recortaban frente a un cielo muy azul. En el jardín, había un gran número de animales que paseaban tranquilamente, vi a cebras, leones, osos, lobos, corderos, serpientes, búfalos, todos mezclados sin pelearse ni molestarse.

Fui entrando poco a poco, notando que ninguno de los animales se fijaba en mi, hasta que vi al gorila, el cual, al ver mi cara de asombro, me dijo:

“Piensa que tú puedes vernos porque eres una niña, pero los adultos no saben que estamos aquí, ni pueden vernos, porque han perdido parte de su imaginación. Ellos piensan que solo está el de la jaula, pero cada día uno de nosotros por riguroso turno, va a apostarse en el mostrador de barrotes, el resto, vivimos aquí, donde no llueve, siempre luce el sol, no hace frio y las fuentes siempre manan agua fresca. “

Y me estuve paseando por entre todos aquellos animales, y me di cuenta, que no se peleaban y que todos eran amigos y que se les escapaba una sonrisa por la comisura de la boca, y que sus ojos brillaban de alegría y satisfacción.

Se me hacia extraño ver juntos sobre la misma hierba, solazándose a la oveja y el león, pero meditando en ello, me di cuenta que eso era lo que debía ser, no que se matasen entre si y que vivieran en continuo acoso.

Me hubiera quedado todo el día con los animales, si no llega a ser porque mi padre empezó a zarandearme ya que me había quedado dormida en un banco.

Y mientras salíamos del recinto, me di cuenta que alguno de los animales me guiñaba un ojo, y la sensación de tristeza que sentía por las jaulas desapareció, e incluso fui capaz de dejar que mi padre me contara por cuarta vez aquella tarde, lo larga que era la cola del tigre.

Mientras volvíamos a casa, sentada en el asiento de atrás, con la nariz pegada al cristal de la ventanilla, iba mirando los letreros de los establecimientos, y me fijé en uno que me dio mucho que pensar.

Ponía en letras muy grandes:

Asilo de ancianos.

Y me imagine, a los viejecitos, cada uno en su jaula, de la que no pueden salir, con los cuidadores que le traen la comida. Aquello también era una especie de zoológico, pero en vez de animales, había personas muy viejas que no se podían valer por si solas.

¿Sabes que papá? Que otro día en vez de ir al zoológico iremos a ver a los abuelos. Ellos a lo mejor tienen también un patio trasero con árboles, donde no llueve, siempre luce el sol, no hace frio y las fuentes siempre manan agua fresca.

Prefiero no contaros la cara con la que me miraron mis padres.

Otros relatos del club en:

crariza
karmen-jt
un-español-mas
psiquiatra de familia
elefantefor
escoces
castor
jan
rosa
Bloody
bandama4
carmen
quadrophenia
Louis Darval
José Alberto

17 comentarios

Tags: ,

Anuncis

6 Desembre 2009 - Posted by | Relatos

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: