X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

NOSTALGIA

22 Feb 2009

NOSTALGIA

Escrito por: f-menorca el 22 Feb 2009 – URL Permanente

Después de treinta años de casado, uno ya no se sorprende por nada. Pero esta vez, mi mujer, quizá sin pretenderlo, ha conseguido hacer que mi mente retrocediera muchos años para recordar otros tiempos, otros años.

El objeto que me ha hecho sentir la nostalgia del pasado, es naturalmente una foto.

Escaneada del álbum familiar, me ha la ha enviado por email, maravillas de la ciencia o estupideces de la modernidad, en la que dos personas en una misma habitación, se envían correos electrónicos.

Os pongo la foto, y para el que no lo sepa, os digo que es mía.

Lo curioso del caso es que recuerdo exactamente el día que me hicieron esta foto, y el lugar.

Era el colegio Cervantes, dirigido por el Sr. Gomila, única escuela privada laica de Maó. La foto era de fin de curso, y nos la hicimos todos los de la clase. Dedicamos toda una mañana, por riguroso turno, sentados en la mesa del director y con la pluma en la mano.

No sé si os habéis fijado, pero la cara no miente, y yo era muy educado, modosito, puntual, aplicado… un buen chico, vamos, de los que no rompen un plato y obedecen siempre.

No pasaría mucho tiempo en comprender que así no se podía ir por la vida, los gemelos Montoto me llamaban “pajarito frito” y me daban coscorrones, por lo tanto había que hacerse respetar.

Al año siguiente, en el instituto, ya con diez años, cambié de ambiente y actitud y estuve peleándome cada día durante una semana con el que se pusiera por delante para conseguir un estatus mejor entre mis compañeros.

Cada día, cuando llegábamos al colegio, antes de subir a las aulas, nos ponían en fila en la entrada y cantábamos canciones franquistas. Recuerdo aún las letras del “Cara al Sol” “Prietas las filas” y “Montañas Nevadas” . Al pasar los años, comprendes que era una putada que nos hicieran cantar aquellas canciones, pero hay que reconocer que las letras eran bonitas y elevaban el espíritu y nos imbuían patriotismo. A mí me gustaba, y me sentía a gusto.

Luego en clase, los pupitres de madera, con el tintero. El día en que nos autorizaron a dejar el lápiz y usar tinta. Aquel día salí con las manos y la cara negra. Mientras me dirigía a casa, me encontré con un familiar y se rió mucho cuando le dije jovialmente que habíamos empezado ya a escribir con tinta. El sólo al verme ya se lo había imaginado.

Al empezar la clase, uno de los alumnos mayores iba llenando los tinteros de una botella grande que se guardaba en un armario. La tinta se fabricaba con unas pastillas y agua.

Los bolígrafos estaban prohibidos. De hecho, tampoco teníamos ninguno, pero un día me lo enseñaron, era una especie de bic, pero de color azul oscuro, recuerdo que de la punta le rezumaba una gotita de tinta.

Y más canciones. Cada día se cantaban las tablas de multiplicar. Todas, desde el uno al nueve. Asi nos las aprendimos, tanto que aún hoy, para recordar cuanto son siete por nueve, tengo que empezar por el siete por cinco que son treinta y cinco y seguir recitando hasta llegar al nueve.

Todos teníamos una libreta de clase y una libreta de notas. Cada día el profesor nos puntuaba todas las materias, además de la puntualidad, el comportamiento y el aseo. Para el aseo, nos ponían en fila y pasábamos frente al maestro y con las manos extendidas le mostrábamos las palmas y el dorso de las manos. Un día salí de casa completamente despeinado y recuerdo que me puso un dos en aseo.

Eso de extender las manos frente al maestro, también se usaba para castigar. Se ponían las manos con la palma hacia arriba, y con la regla nos pegaban en la palma. Otro castigo era ponernos de rodillas cara la pared, incluso a veces con los brazos en cruz y un libro en cada mano.

A mí nunca me castigaron, ya os he dicho que era un niño muy bueno. Y no creáis que estoy muy orgulloso de ello, quizá debería haber sido más díscolo. Pero a veces pienso que no hubiera soportado la humillación de que me pegaran o me pusieran de rodillas. Al menos no lo hubiera hecho con la despreocupación y desparpajo que lo hacían algunos de mis compañeros.

Podría seguir contando y contando, pero esto es solo un amago de nostalgia que me ha llegado, algún día os contaré de mas canciones, como las del mes de maría o de unos cromos que me robaron. Pero esto será otro día.

24 comentarios

Tags: , ,

Anuncis

6 Desembre 2009 - Posted by | Recuedos de niñez

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: