X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

CLAROSCUROS DE UN MALTRATADOR. (El Club de los Jueves)

01 Oct 2009


Escrito por: f-menorca el 01 Oct 2009 – URL Permanente

Mi hija es mi anhelo y mi obsesión. Hace años que no la veo. Lloro por ella por las noches y la añoro durante el día. La imagino detrás de todas las niñas con las que me cruzo.

Solo de vez en cuando la puedo ver de lejos y fugazmente. Me escondo en el coche y acecho la puerta de la que fue mi casa.

Mi matrimonio fue un error, un inmenso y colosal error. No quise hacer caso a los que me lo habían advertido, y me di cuenta demasiado tarde.

¡Qué fácil es pasar del amor al odio, de la admiración al desprecio¡. De pronto te das cuenta que te has casado con una persona lerda, sin gracia, ignorante y desmañada.

La llamas estúpida, porque lo es, y sigues insultándola porque ella, en su memez, ni siquiera es capaz de responder, solo hace pucheros y llora. Y de vez en cuando se te va la mano, porque parece que es lo que busca, sus ojos están inyectados de odio, y se que me pegaría a mi si pudiera.

No se puede privar a un padre de su hija. La paternidad es para siempre. Incluso cuando sea mayor, y con capacidad para decidir, decida mantener el alejamiento, yo seguiré siendo su padre.

Desearía abrazar a mi hija y decirle lo mucho que la quiero, pero no puedo, su madre desobedece sistemáticamente el régimen de visitas a las que tengo derecho, pese a las denuncias que he presentado. El juez ya la ha advertido de las consecuencias que puede tener su negativa a dejarme verla.

Alguien la aconsejó y ayudó para que me denunciara, ella por si sola no hubiera sido capaz. Me condenaron a veinte y un meses de prisión. Fue su venganza, su sórdida y traidora venganza.

No puedo vivir pensando que no puedo ver a mi hija, sabiendo que la están predisponiendo contra mí, que la incitan a odiarme. Necesito su manita en la mía y sus ojos mirándome. Quiero que llegue a ser una mujer feliz, lista e inteligente. Diferente de la zafia de su madre.

Hoy tengo otra pareja, una mujer que me quiere y no me odia ni me teme, le he contado la historia con mi ex, sabe que he estado en la cárcel por maltratador. Ella lo ha entendido, nunca se me ocurriría insultarle ni pegarle. Es buena, dulce e inteligente. Mi actual esposa saca lo mejor que hay en mi, su resplandor, alumbra mi existencia.

Todavía recuerdo la cara de inmenso asco con la que me obsequiaba mi primera mujer, una cara que decía a las claras que quería verme muerto. Unos ojos que me taladraban el cerebro, que me revolvían el estómago y que me incitaban a golpearla. Fui objeto de una sistemática provocación, y yo, el fuerte, el valiente, caí en la trampa. Nunca debí entrar en aquella espiral de odio y violencia, fui verdugo y victima a la vez.

Mañana la situación va a cambiar. Un juez ha condenado a mi ex a cuatro años de pérdida de la patria potestad de la niña por no permitirme ver a mi hija. Voy a recuperar su custodia. Soy un padre que está eufórico, voy a tener de nuevo a mi hija conmigo. Podré cuidarla y demostrarle que no soy un ogro, que puedo haber hecho cosas malas, pero que puedo ser un padre ejemplar.

Dos enlaces a historias reales que han inspirado el relato.

UN MARIDO MALTRATADOR Y PADRE INTACHABLEe

DOS MINUTOS CON LOS HIJOS

El tema de esta semana era: “Claroscuros del alma” Encontrareis otros relatos con el mismo tema en:

6 Desembre 2009 - Posted by | Relatos

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: