X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

Una cabra en El Aaiun

21 Abr 2009


Escrito por: f-menorca el 21 Abr 2009 – URL Permanente

¡Oye catalán¡, hay un tipo que dice que le han violado a la cabra¡.

El agente que estaba en la oficina de la entrada del cuartel, me hablaba desde la puerta.

Yo, que estaba de guardia aquella tarde de sábado, lo que quería era seguir con la cabezadita que estaba disfrutando con la frente en la máquina de escribir, y lo que menos me esperaba era que el capullo aquel me viniera con tonterías, pero el asunto me hizo gracia.

Tenía dos opciones, dejarlo esperando e irme con el cuento al teniente a ver qué hacíamos, o hacerle entrar, tomarle declaración, y preparar el atestado para enviar el asunto al juzgado.

El teniente, junto con los otros oficiales de guardia estaría seguramente en el bar de oficiales, por la hora que era, ya irían por el cuarto o quinto coñac, y la experiencia me decía, que no convenía irles con monsergas, su reacción podría ser cualquiera, hasta suponer que les tomaba el pelo y enviarme al pelote.

Por lo tanto, hice pasar al sujeto, le dije que tomase asiento, le pedí el carnet de identidad, y después de redactar todo el protocolo inicial de la declaración, empecé a hacerle las preguntas de rigor.

El tipo era un hagia, a los saharauis no les gusta que les llamen moros, sino hagia, que significa hermano. Me contó que un vecino suyo, un europeo, se había encerrado con su cabra en la cochera durante mucho tiempo.

-Bueno, pero esto no quiere decir nada.

-Si, si, la cabra ahora esta impura y no la puedo vender ni matarla para comer.

-Es decir, que usted supone que su vecino ha tenido algún tipo de contacto sexual con su cabra.

-Si, si, seguro, la cabra ahora es impura.

-Y su vecino que dice?

-Mi vecino no me quiere comprar la cabra.

Cuando había empezado el interrogatorio, yo estaba solo en la oficina, pero las noticias vuelan, y por arte de magia, Paco, Pelillos y Aurelio, se habían dejado caer por allí, y contenían a duras penas las risas.

-Será que la cabra no le ha gustado lo suficiente

El tío, no perdió la compostura ni siguiera con la pregunta medio en broma.

-El tiene la obligación de comprarla, se ha encerrado con ella en el garaje.

No había mucho más que sacarle a aquel interrogatorio, por lo que di por terminado, le di a firmar el escrito y la copia para el.

Al día siguiente, volvió a retirar la denuncia. Al parecer, su vecino había decidido comprarle la cabra. Según me dijo le había pagado las tres mil pesetas que le había pedido. Casi el triple de lo que valía normalmente.

Lo que no se es si con la cabra le dio también la dote.

Anuncis

2 Mai 2009 - Posted by | Relatos | ,

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: