X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

DETRAS DE UN LAZO BLANCO. PERVERSION Y NEGOCIO.

11 Abr 2009


Escrito por: f-menorca el 11 Abr 2009 – URL Permanente

Hay un hecho común a todas las dictaduras, y es el trato que se da a las mujeres que estaban embarazadas en el momento de ser detenidas o que han quedado embarazadas en prisión, normalmente a causa de violaciones.

No deja de ser curioso que en éstas situaciones de extrema crueldad y desprecio de la vida y de la libertad de las personas, no se practiquen abortos. Dejan que las presas lleven sus embarazos a término, para luego quitarles sus hijos y darlos en adopción a familias afectas al régimen en el poder.

Visité hace unos años en Barcelona, una muestra fotográfica y documental sobre las cárceles del Franquismo. Podéis dar por supuesto el horror que se expresaba en aquellos documentos.

Quizá uno de los que me impresionaron más, fué el testimonio de las mujeres que estaban en la cárcel con sus hijos, las cuales, decían que cuando uno de ellos estaba enfermo, lo ocultaban a las monjas carceleras, ya que si se lo llevaban a la enfermería, ya nunca más volvían a verlos.

Dictadura argentina, franquista, Alemania nazi de Hitler, todas traficaban con niños como botín de guerra. Hay una enfermiza obsesión en apoderarse del hijo del vencido incluso del no nato, para incorporarlo al bando del vencedor.

La obsesión de la Iglesia Católica para impedir abortos, participa de alguna manera de esta obsesión.

Descartados los métodos contraceptivos, la educación sexual y la prevención, el único camino que ofrecen a la mujer que ha quedado embarazada contra su voluntad, es ayudarla a pasar los meses de embarazo para poder tener el hijo y darlo en adopción.

Hay una gran perversión en esta solución que se ofrece a las embarazadas. Una perversión terrible y tremenda. Una crueldad inmensa. Una falta total de escrúpulos y de sentimientos.

Acogen a una chica embarazada, le dan ayudas para que pueda afrontar los meses que quedan hasta el alumbramiento, le ofrecen trabajo quizás, para luego quitarle el hijo.

Me parece horrible condenar a una chica a tener un hijo que no verá, un lloro que solo oirá una vez, una parte de su ser que emprenderá otro camino lejos de su madre natural.

¿Acaso se puede olvidar algún día que se ha tenido un hijo? ¿Cuántas veces a lo largo de su vida se va a acordar de él?

¿Cuántas veces se arrepentirá de su acción obligada por las circunstancias y por sus embaucadores?

¿Se dan cuenta los señores inquisidores del aborto libre del mal que están haciendo?

¿O quizás tengo que pensar que hay un negocio detrás de la historia del lacito blanco?

Lo que si hay es una gran crueldad y falta de sentimientos. Intereses creados, oscuros e inconfesables.

Anuncis

2 Mai 2009 - Posted by | Humanismo y Religion |

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: