X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

ALEA IACTA EST

19 Mar 2009 . El Club de los Jueves. Escrito por: f-menorca el 19 Mar 2009 – URL Permanente

Cada día, cuando sacaba a pasear a rufus, veía el edificio. Alto, negro con la noche y ornado con mil lucecitas que invitaban a acercarse. El resto de la ciudad asistía silente a su paseo nocturno.

La vida se vivía de puertas adentro, detrás de cada puerta, algunas personas se relacionaban entre si. Lugares públicos y privados albergaban otras vivencias y movían amistades y enconos. John Fitzgerald, paseando con su perro, intentaba adivinar lo que se urdía en todos estos refugios de paseantes e indecisos. Recordaba su vida pasada y masticaba lentamente su vida presente.

El, era un ludópata, es decir, lo había sido. Había pasado ya mucho tiempo. Apenas recordaba ya aquellas tórridas noches llenas de humo y adrenalina alrededor de una mesa de póker.

Fueron tiempos vertiginosos, irresponsables, estúpidos, compulsivos… Dos cartas de descarte, y dos nuevas colocadas detrás de las demás. Sin mirarlas aun, observando de reojo antes las caras y reacciones de los demás. Sabía que Mikel, uno de los asiduos de timba, miraba siempre el dinero que tenia sobre la mesa si tenía buena mano. Y que a Carlos le temblaba levemente el párpado si veía posibilidades en sus cartas.

Luego, poco a poco las iba “pintando”, deslizándolas muy despacio para ver si salía el rabillo de la K o el pié del As. Solo ver la puntita ya sabía que carta era, a veces era un triste ocho, pero otras salía la ansiada jota. ¡Ah¡ el siete cabrón que se confundía con la K Con la casi absoluta certeza de cuáles eran las cartas recibidas, se volvía a enfrentar a sus compañeros, escudriñando caras, interpretando gestos. En la mesa, un montón de fichas verdes, marrones y azules esperaban dueño.

Luego, de madrugada, pasado de copas y ahogado en humo, volvía a casa, eufórico con el dinero en el bolsillo o hundido y avergonzado de haber enterrado en unas horas la paga del mes.

Su mujer lo rescató del abismo. Había llegado al final, tapado de deudas y de amargura, con el pálpito del juego mordiéndole las entrañas, y con dos niñas de ocho y diez años que empezaban a entender demasiadas cosas. La amenaza de dejarle y la mirada de susto de las niñas pegadas a los pantalones de su madre, le hizo tomar la decisión siempre aplazada: Dejar el juego, luchar por salir de la situación en que se encontraba y recuperar la dignidad como persona, como esposo y como padre.

Habían pasado ya cinco años. Poco a poco había podido recomponer su economía y su situación familiar. Pero con ello también había recuperado la monotonía y a veces, se sentía como un desconocido en casa.

Pensaba que los años de oscurantismo personal le estaban pasando factura. Tenía una buena relación con sus hijas y con su mujer, pero no independiente con cada una de ellas. Frente al núcleo familiar él era solo el adherido, el recuperado, la cuarta e innecesaria pata del taburete que se sostenía mejor con tres. No tenía la misma complicidad que había entre ellas. Su trabajo en la fábrica, las horas extras, los fines de semana en la gasolinera, llenaban mucha parte de su vida para conseguir los recursos para pagar errores pasados y para poder ofrecer mejor vida a los suyos.

Seguramente, si fuera rico y poderoso, todo cambiaría, no lo verían como un perdedor, como un pedestre, seria admirado y envidiado.

Y, las luces le llamaban cada noche a un mundo mágico, al mundo de la fortuna, al de los privilegiados que saltan sobre los que solo andan.

Y un día, dejó a rufus a cargo de Juan el del bar, y se decidió a trasponer el umbral de sus sueños, y entrar por la puerta de cristal en la cual había serigrafiadas la palabra mágica: “Casino”, y entró y respiró hondo la mezcla tan conocida de perfume sudor y humo.

ALEA IACTA EST

Esta semana el tema era libre, pero había que citar un apellido anglosajón, veréis que yo no me he roto la cabeza pensando, había que citar un casino y una frase célebre. Los demás participantes están ahí debajo. crariza; karmen-jt; un-español-mas; psiquiatra de familia; elefantefor; castor; jan; rosa; Bloody; bandama4; carmen; quadrophenia; Louis Darval; José Alberto

Anuncis

9 Abril 2009 - Posted by | Relatos

1 comentari »

  1. Para no haberte esforzado tanto como dices te ha salido redondo. Los que teneis facilidad con las palabras me dais tanta envidia.

    Un abrazo, compi

    Comentari per Louis Darval | 16 Abril 2009 | Resposta


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: