X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

LOS CUERNOS DE SOR MARAVILLAS

Sor Inés de las Maravillas estaba asustada, la habían citado a una consulta, y ahora mismo estaba sentada en el sofá del despacho del Director del seminario, junto con el Párroco de la iglesia y la Madre superiora del convento.


Lo que más le molestaba era que la Madre Superiora, no la hubiera informado antes del contenido de la reunión. Sabía que el Padre Marcos, director del seminario, junto con el párroco, eran la suprema autoridad del recinto, pero no acababa de entender por qué había sido llamada a capitulo.

El edificio que albergaba el Seminario, la parroquia y el convento, era una conglomerado de casas adosadas al edificio principal que era la iglesia. El estos recintos, compartían espacio, las aulas, las habitaciones, y los espacios comunes como comedores o salas de estar.

Las monjas ocupaban toda la parte sur del edificio, lindante con la cocina y el comedor que hacían de separación con el resto de dependencias. Tenían a su cargo todas las labores de limpieza y también la cocina, la lavandería y el comedor. Cada día, compaginaban los servicios religiosos con el trabajo de hacer las camas, barrer y fregar, cocinar y servir puntualmente las tres comidas diarias.

Pero también había otros trabajos, como la asistencia domiciliaria a enfermos, las postulantes, y las que cuidaban ancianos de noche. Sor Inés se sentía privilegiada por trabajar en la calle asistiendo a enfermos y ancianos. Había mucha gente que pobre y sola en su casa, esperaban con ansia su visita para que les curara, les consolara o le trajera comida y medicinas.

Cada día, después de la primera misa de la mañana, cogía su capazo de tela, se lo colgaba al hombro y se pateaba casa a casa media ciudad, comía en cualquier banco de cualquier plaza el pan y el queso que normalmente le ponía la cocinera junto con un poco de agua de una fuente.

Regresaba al convento cerca de las ocho cansada y con los pies hinchados, a hora para sentarse a cenar en la mesa de la cocina que tenían reservadas las monjas. En el comedor, seminaristas y curas hacían lo propio. Después se iba a su celda, se sentaba en el catre, ponía la almohada debajo de los pies y hacia sus oraciones, pasando con manos ágiles las cuentas del rosario. No era una postura muy recogida, debería hacerlo de rodillas o sentada en posición humilde, pero los pies le dolían tanto que estaba segura que Dios la perdonaba. Si al menos, en vez de aquellos zapatones que le obligaban a vestir le dejaran llevar alpargatas o algo más cómodo, pero el “no” había sido rotundo.

Tras los rezos, solía ponerse el camisón y se acostaba. Aprovechaba hasta las diez que el el límite de la hora permitida para leer, pero a menudo se dormía antes.

Pero tras unas horas de plácido sueño, se despertaba sobresaltada y sudando y tenía que ponerse la mano “ahí”, entre sus piernas, para friccionar compulsivamente su sexo hasta que llegaba el latigazo que la dejaba exhausta y jadeante.

Durante muchos meses su conciencia la había estado atormentando acerca de eso, había luchado lo indecible por no sucumbir a la tentación. Pero cuando lo conseguía, cuando dejaba las manos fuera del cobertor, obligándose a mantenerlas quietas, su carácter, habitualmente alegre y risueño, se volvía agrio y taciturno, realizaba su trabajo compungida y sintiéndose mal y sus ancianos y enfermos lo notaban y quedaban tristes, porque ella no les podía decir lo que le pasaba.

SEGUNDA PARTE.

Y ella, que era una mujer valiente y honesta, un día, decidió no atormentarse más, y pasó a considerar sus masturbaciones nocturnas como algo que necesitaba para poder realizar su trabajo con vitalidad y sacrificio, se lo impuso como trabajo, y rara era la noche en la que no aliviara de pasión su cuerpo.

Incluso, en los últimos tiempos, había sofisticado un poco su actuación, y cuando le venía la llamada del deseo, ponía una vela gorda de unos diez centímetros de diámetro en horizontal, sobre la silla de madera de su celda, se sentaba a horcajadas sobre ella, con el respaldo de la silla entre los brazos, y dejaba que la fricción de su sexo contra el velón se hiciera cada vez más intensa, dejándolo rodar y encajándolo perfectamente entre sus muslos. El orgasmo en estas condiciones era tan intenso, que se tenía que poner la mano en la boca para no gritar. Cuando lo hacia así, el efecto le duraba varios días y no tenía que ser tan pertinaz en su pecado.

Porque lo que hacía, era pecado, no había duda, pero era necesario para su trabajo, su vida y su relación con Dios y con sus semejantes. Ella estaba segura que tenía el perdón y la comprensión de Dios, y que si El quería que no lo hiciera, la libraría de su escozor y de su ansia.

Lo que más detestaba de su “acción” era que tenía que mantenerla en secreto, ni lo podía comentar con nadie ni decirlo en confesión, porque sabía que le pedirían que dejara de hacerlo, y eso ella ya lo había probado con todas sus fuerzas y solo había conseguido frustración, desencuentro con sus semejantes y malos modos. Ella necesitaba el desahogo físico, y eso era una característica de su cuerpo que ella no podía obviar.

Después de un silencio un poco tenso, cuando los cuatro estuvieron sentados, tomó la palabra el párroco. Era un tipo de faz clara y labios delgados, algo calvo, seco y enjuto. Pero su mayor característica eran sus ojos, eran pequeños y saltones. Ella lo definía como ruin, y posiblemente estuviera en lo cierto.

Estamos aquí, dijo el párroco, para comentar la conducta insana de la hermana Inés. Al parecer, en su celda, acostumbra a realizar actos impuros de una manera sistemática usando además para ello, objetos sagrados que se usan en el culto a Dios.

Sor Inés, se puso las manos en la cara y bajo la cabeza avergonzada. Durante demasiados días había temido algo por el estilo, pero que además la acusaran de sacrilegio la había dejado totalmente fuera de sí. Había cogió el cirio como hubiera podido coger un bate de beisbol si lo hubiera tenido a mano, lo había elegido por su forma cilíndrica y por su diámetro, no porque fuera un objeto sagrado, pero comprendía que ellos lo consideraran así.

Luego habló el Director del seminario y también la superiora, pero ella ya no los oía, estaba tan azorada, tan compungida por haber ofendido a Dios de aquella manera que solo era capaz de llorar y de pedir perdón. Nunca, nunca hubiera cogido el cirio si hubiera supuesto que se podría interpretar su acto así, pero lo había hecho y era una sacrílega.

Cuando se dio cuenta, todos habían salido excepto el párroco que le estaba diciendo que la iba a oír en confesión.

Se lo contó todo, sin omitir nada, puso especial énfasis en sus esfuerzos para no masturbarse, y en las consecuencias perversas, si no lo hacía, para su trabajo asistiendo a los enfermos. Don Miguel, escuchó en silencio, solo interviniendo de vez en cuando para pedir detalles y precisiones, le pidió si era virgen, y ella contestó avergonzada que sí, pero no entendía el significado de su pregunta.

Le impuso una penitencia de un mes de silencio en el convento, solo lo podía romper cuando saliera a realizar su trabajo, y le dio la absolución, y le dijo que no se preocupara que solucionaría su problema. Se fue más tranquila a su dormitorio, había sido un mal trago, pero no tanto como imaginó al principio, las últimas palabras del párroco eran lo que la intrigaba, iba a solucionar el problema pero ¿Cómo?

TERCERA PARTE

La pena de silencio, la delataba frente a las demás monjas, todas la miraban con sorpresa, las noticas corrían rápido, y su penitencia, si bien gravosa por un lado, hacia más fácil su estancia, evitaba que nadie le preguntara y tener que dar ninguna explicación.

Al cabo de unos días, a medianoche, vio como se abría la puerta de su celda y entraba la hermana portera, junto con la superiora. Le dijeron que se vistiera y les acompañara. Salieron las tres y se dirigieron hacia el cuarto donde se planchaba y se guardaba la ropa.

A medio camino, la superiora las dejó después de indicarle que siguiera las instrucciones de Tomasa, la portera.

Entraron en la habitación y cerraron la puerta con llave por dentro.

-Siéntate aquí, en el borde.

Era una especie de camilla pequeña, y no muy alta, se sentó sin dificultad en uno de los extremos. Tomasa le indicó que se tumbara hacia atrás, y que cogiera con las manos una especie de barandilla que había junto a su cabeza. Quedó así, con las piernas colgando en uno de los extremos.

Tomasa entonces, dirigió la camilla hacia un hueco que había en la pared tapado por una cortina. La parte superior de su cuerpo quedó en la sala de plancha, mientras la inferior quedaba introducida en aquel hueco.

Notó en seguida que alguien, al otro lado de la pared, le levantaba el hábito y le bajaba la braga. Unos dedos ávidos la manosearon, y un pene se apostó contra su vagina y la penetró. Fue un coito duro, rápido y doloroso. Tuvo que agarrarse con fuerza a la cabecera de la camilla y apretar los dientes para no llorar, pese a eso, los ojos se le inundaron de lágrimas. No consiguió placer y si dolor y frustración. Ella era virgen, o lo había sido hasta hacia unos momentos, y si aquello era hacer el amor, no lo cambiaba por sus prácticas nocturnas.

La misma persona que al otro lado de la cortina, la había penetrado, empujó de nuevo la camilla hacia adentro, indicando el fin de la sesión. La hermana Tomasa, la acompañó de nuevo a su celda.

No pudo volver a conciliar el sueño, se sentía humillada, utilizada, triste y sobre todo confusa. Suponía que en la habitación contigua al cuarto de plancha había un cura o algún seminarista, y no entendía el por qué de aquella práctica. No sabía si era una actuación para ayudarla a ella o si se hacía para ayudar a otros. Lo que estaba claro es que a ella solo le había traído tristeza.

El contacto con la calle, por la mañana, la animó de nuevo, sus ancianos, sus enfermos eran la razón última de su vida, donde se sentía realmente útil y necesaria, y donde encontraba comprensión y amor.

Era especialmente emotiva la visita que hacía cada día a una anciana, que según le contaba, había sido prostituta. Con ella, solía hablar de muchas cosas mientras le curaba las llagas de las piernas que la mantenían sin poderse desplazar. Era una mujer lista e inteligente, que acostumbraba a mirársela a los ojos, y decirle: “Tu en esa vida, vas a sufrir mucho, salvo que seas capaz de cogerla por los cuernos”.

Eso de coger la vida por los cuernos le hacía gracia, porque ella, relacionaba cuernos con Satanás, y si la vida era eso, prefería el convento. En vano le pedía explicaciones a la anciana acerca de “como” se hacía eso, ella reía con su boca desdentada y le decía que ya lo descubriría por ella misma.

Después de curarla, le hacia los recados que le pedía, normalmente a la tienda a comprar comida, y una vez al mes, al banco a cobrar la pensión de la anciana. Y cada vez que se iba, le repetía la vieja la misma oferta: Yo soy pobre, pero la casa es mía, y aun me queda dar mucha guerra.

CUARTA PARTE

Las sesiones nocturnas se iban sucediendo con regularidad. Dos o tres veces por semana, era conducida por la hermana portera al cuarto de plancha. Allí se repetía la ceremonia de siempre. Pero eran diferentes de la primera, había aprendido a ponerse un poco de jabón, para facilitar aquellas penetraciones tan apremiantes y vigorosas, y a pensar en otras cosas mientras soportaba las embestidas. La hermana Tomasa había tenido que ayudarla, poniéndose en la cabecera de la camilla, para evitar que se desplazara hacia adentro, porque el ímpetu de los penetradores era a veces excesivo.

Estaba segura que era siempre una persona diferente la que había al otro lado, y suponía que eran los seminaristas los que se turnaban en tan lubrica tarea.

Se confesaba cada semana con el padre Miguel, el cual se preguntaba si había incurrido en “tocamientos”, a lo que ella, respondía negativamente, sin entrar a contarle lo de sus incursiones nocturnas. El debería estar enterado, porque solo le preguntaba por sus manipulaciones y no por otras cosas.

Lo cierto era que no se había masturbado más, pese a que en sus sesiones nocturnas, ni sentía deseo, ni conseguía nunca un orgasmo, había aborrecido el sexo y tenía el deseo apagado y vago. El ser recipiente del deseo de otros la tenía anulada y asqueada. Eran para ella, episodios a olvidar, e intentaba hacerlo con todas sus fuerzas.

Sin embargo un sentimiento nuevo empezaba a invadirla. Normalmente, estaba alegre cuando después de toda la jornada visitando enfermos y pobres, regresaba al convento. Pero desde los sucesos acaecidos, cada día volvía con más desgana y más tristeza. Regresar era ahora triste, su relación con las otras monjas también era diferente. Ignoraba cuantas personas sabían lo que pasaba en el cuarto de la plancha, pero notaba miradas extrañas. Su castigo de silencio había finalizado, pero de una manera tácita, ella seguía sin relacionarse con las demás, quizá temía alguna pregunta indiscreta o cómplice. Se sentía aislada y marginada.

También se sentía pecadora. Sus pecados de masturbación, ella los había consensuado con Dios y no se sentía mal por realizarlos. Pero las relaciones sexuales eran vergonzosas para ella, y el hecho de ser auspiciadas por la madre superiora o por el cura, no le daba ningún tipo de paz a su alma.

Y un día, sor Inés de las Maravillas, no volvió al convento. Varias cosas habían sucedido para que aceptara tomar aquella decisión.

La primera era que por fin había contado a alguien de fuera del convento lo que pasaba y como se sentía. Confidencia por confidencia, la anciana prostituta a la que curaba las llagas de las piernas, había conseguido que hablara. Curiosamente, cuando terminó de contárselo, no recibió ni consejos, ni recriminaciones, ni criticas, si siquiera comentario alguno ofensivo contra el convento ni contra los curas. Simplemente le había dicho:

-Es bueno para ti que lo hayas contado. Veo que empiezas a coger la vida por los cuernos.

La segunda razón era que hacía ya tres meses que no tenía el periodo, y sentía que estaba embarazada, y una cosa tenia clara, su hijo no iba a nacer en un convento.

Anuncis

15 Novembre 2008 - Posted by | Relatos | , ,

43 comentaris »

  1. M’ha recordat algun dels contes de Sade. Amb una diferència substancial, la pobra i explotada sor Inés de las Maravillas, sembla que ha trobat una sortida, gràcies al fill i a la puta.

    De totes formes, una història molt trista.

    Salut

    Comentari per julio navarro | 15 Novembre 2008 | Resposta

  2. Aquesta historia la dedico al señor Bono i la seva inciativa estupida, es la meva resposta.

    Comentari per xarbet | 15 Novembre 2008 | Resposta

  3. He venido a leer el final, y sí que es una historia muy triste. Pero sobre todo llena de intriga, que no desvelas.
    Yo creo Xarbet que da para mucho más esta historia. He leído los cuatro capítulos de una sentada.
    Buen domingo.

    Comentari per crguarddon | 16 Novembre 2008 | Resposta

  4. Historia realmente triste y me temo que muy normal en los conventos

    Comentari per sara | 18 Novembre 2008 | Resposta

  5. Triste pero bien redactada …..

    Me gusta la orientación que le estas dando al blog 😉

    Comentari per Pasharati | 18 Novembre 2008 | Resposta

  6. ¡Qué hijo de puta eres!

    Comentari per Pedro Risco | 19 Novembre 2008 | Resposta

  7. Nuevo comentario en tu entrada #193 “LOS CUERNOS DE SOR MARAVILLAS”
    Autor : Pedro Risco (IP: 84.121.242.159 , 84.121.242.159.dyn.user.ono.com)
    Correo electrónico : pdrisco@hotmail.com
    URL :
    Whois : http://ws.arin.net/cgi-bin/whois.pl?queryinput=84.121.242.159
    Comentario:
    ¡Qué hijo de puta eres!

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  8. No se si el comentarista anterior me conoce o simplemente quiere insultarme, por si acaso, pongo sus datos.

    No se si por lo molesto que se siente debe ser una persona muy religiosa, seguramente que si, yo, por supuesto, no le voy a devolver el insulto.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  9. Espero que seas alguien que no goza de buena salud mental.Suponiendo que sepas lo que estás diciendo tienes mi más absoluto desprecio, desprecio que supongo te importa nada, dado que no tienes ni el más mínimo respeto hacia personas capaces de hacer por los demás algo que la mayoría de las personas no somos capaces.Alguien dijo una vez, que no hay nada más atrevido que la ignorancia.

    Comentari per montserrat | 19 Novembre 2008 | Resposta

  10. Gracias Montserrat por tu comentario. Siento decepcionarte, mi salud mental está bien, a Dios gracias. Yo respeto a las personas que respetan a los demás pero que también se respetan a si mismas. Mi cuento es imaginativo, por lo que no puedes acusarme de ignorancia. Por lo que veo, el problema que tiene el relato es que es creible. Pero, ésto, evidentemente, no es mi problema.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  11. Ya sabemos que tu cuento es imaginativo, pero es irrespetuoso y tu lo sabes, y provocador y tu lo sabes.
    Si es creible?, supongo que si,es creible para muchos ignorantes que buscan explicaciones perversas en cosas que ellos no pueden entender.
    Pero como ultimamente nos ha dado por burlarnos y escarnecer la religión católica, que al fin y al cabo forma parte de nuestra propia cultura,tema, este último que no logro entender, ni creo que pase en muchos otros lugares, te agradecería si dispones de tiempo como de buena salud mental, pudieras aclararme.

    Comentari per montserrat | 19 Novembre 2008 | Resposta

  12. Irrespetuoso contra quien? Contra unas conductas hipócritas, lejos de las enseñanzas de Dios. Provocador, también, pero no con ánimo de ofender, sino de que la gente reflexione. El sexo es una cosa sana, normal en las personas, lo que no es normal es la represión. La religiosa que yo dibujo, seria una excelente madre de familia y una excelente monja, si esto fuera compatible. Yo siento simpatia por mi personaje ficticio, la quiero, y me gustaria que fuera feliz.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  13. Me ha encantado Xarbet!!, jeje me encanta lo de consensuar con Dios los tocamientos y es que el sexo es algo amigo muy sano para la salud tanto física como mental, la segunda parte triste sobretodo viendo lo humillada que se sentía Sor Ines, y es que ella entendía que su cuerpo tenía unas necesidades físicas, pero no deberían obligarle a saciarlas de la manera que se les antojara. Y sinceramente no entiendo las criticas, la iglesia catolica se ha empeñado durante siglos en eliminar el sexo y hacernos creer que es algo malo, cuando en la realidad desde sus estamentos mal altos se hace en secreto cosas totalmente humanas. Un bico.

    Comentari per celialor | 19 Novembre 2008 | Resposta

  14. Me ha gustado tu relato Xarbet, me gusta tu estilo. Es directo pero sin llegar a ser guarro, descriptivo y rico en matices, transgresor, astringente y mordaz con cuidados toques ácidos de crítica institucional.

    El palazo de arena de todos modos me resulta inevitable y, apostillando el comentario de Montserrat pero en una línea argumental diferente, a mi entender has sido un tanto oportunista al utilizar gratuítamente el nombrecito maravilloso de marras aunque, siendo fiel a mi descripción anterior, eres coherente con la prosa que suscribes.

    Saludos.

    Comentari per lordkz | 19 Novembre 2008 | Resposta

  15. Pues no me gusta. Bien escrita, de acuerdo, pero poco o nada creible. Claro que como está de moda denigrar a la iglesia…
    La receta para que hablen de ti está clara: coger una historia manida, añadir unos curas malignos y acabar de una forma boba para justificar la superación. Puaff!

    Comentari per nadia | 19 Novembre 2008 | Resposta

  16. Estoy contigo Celia, el sexo es sano, mientras no lo mancillemos nosotros. Y las personas son y deben de ser humanas, si pretenden estar por encima de las personas, caen en la hipocresia.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  17. Lordkz, gracias por la cal y por la arena. Realmente es oportunista, lo tenia a medio hacer y con otro nombre y lo acabé para comentar el hecho a mi entender infumable de la pretendida placa a Sor Maravillas. Propugno Laicidad, y hay muchas iglesias en las que poner placas a quien quieran.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  18. Nadia, la ICR no necesita que la denigren, se basta para ello ella sola, con sus incoherencias y sus hipocresías. Por cierto. ¿Estas invitada al cumpleaños del hermano del papa? Solo ha costado cien mil euros del ala. La historia puede ser exagerada y hasta esperpéntica, pero yo veo humanidad en la postura de Sor Ines de las Maravillas.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  19. NO TIENES QUE DECIR NADA DE TI, SOLO CON EL ESCRITO TE RETRATAS, ERES TAN HOMBRE QUE SOLO SABES ESCRIBIR DE LAS PERSONAS QUE NUCA TE RESPONDERAN. SE TAN MACHO Y ESCRIBE CON ESE CARIÑO QUE LO HACES DE LAS OTRAS RELIGIONES. TIENES LA COBARDIA DE METERTE CON LA RELIGION CATOLICA, CON SUS SANTOS, PORQUE SABES QUE NO TE VAN A JUZGAR POR ELLO, PERO TEN CUIDADO NO TE JUZGUE DIOS.

    Comentari per Emilio | 19 Novembre 2008 | Resposta

  20. Emilio, te agradecería no usaras las mayúsculas, en Internet es como gritar, y en teoría estamos comentando un escrito.
    Al juicio de Dios estamos sometidos todos, incluso los curas pederastas. ¿O es que estos están exentos?

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  21. Mencionas a Dios en tus respuestas. Hablas del juicio de Dios.Y de las enseñanzas de Dios. ¿a que Dios te refieres?.

    Quiero añadir que yo no opino sobre el tema de si el sexo es bueno o malo, a mi entender es que todos nos hemos de respetar, incluidos los que hacen una opción en su vida por la castidad.quizás equivocadamente, quizás obligatoriamente etc. seguro que es una opción dificil y costosa, pero encima no vayamos a mofarnos de ellos.Un respeto para todas las personas , incluidas las que no entendemos porque son distintas. Siempre se persigue lo que es distinto, o minoritario, no lo encuentro justo, ni honesto.

    Comentari per montserrat | 19 Novembre 2008 | Resposta

  22. Si los célibes de la ICR, tuvieran una vida ejemplar,yo podría pensar que puede ser una opción. Lo cierto es que el sexo en la Iglesia Católica es motivo continuo de escándalo. Todo por una norma inventada que es inhumana. La critico, no porque quiera marginar al diferente, muy al contrario, los que marginais al diferente sois los partidarios de la ICR. Lo critico en función de mi libertad, y expongo un caso que puede ser real, aunque exagero por supuesto. Y pregunto: ¿Por qué tanto miedo al sexo, y tan poco a la acumulacion de riquezas?

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  23. #17 Lo que imaginaba Xarbet, has sabido aprovecharte de las circunstancias para darle bombo y realismo a tu relato.

    Enhorabuena pues.

    Saludos.

    Comentari per lordkz | 19 Novembre 2008 | Resposta

  24. Nunca respondes a mis preguntas.

    Y añado.La inmensa mayoria de los célibes tienen una vida ejemplar, pero esos no son noticia, no importan a nadie. se han de ignorar, mofar,crear confusión, etc.

    Esa es una opción como seria otra opción y quizás más acertada, que tuvieran familia, pero mientras no la tengan y opten por esa opción, un respeto por favor.

    Comentari per montserrat | 19 Novembre 2008 | Resposta

  25. hola, simplemente te digo: apestas tu y tu truño de blog y no eres mas que un pervertido que se las da de intelectual.

    Comentari per Pedro | 19 Novembre 2008 | Resposta

  26. Montserrat, siento no haber respondido a tu pregunta. Supongo que te refieres a cuando pides a que Dios me refiero. Mira, Dios no hay más que uno. Pero te aseguro que en nombre de Dios se han cometido mas atrocidades que en nombre del diablo. ¿Tengo que recordarte la inquisición? ¿La guerra civil española? El descubrimiento de américa? Todos estos “actos” fueron hecho en nombre de Dios. Cuando algunas personas se autoproclaman representantes de Dios y amos de la verdad absoluta, es cuando se producen estas disfunciones que producen mas penalidades que gloria. El Dios en que yo creo es amor y no odio, complacencia y no sufrimiento, verdad y no hipocresia.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  27. Pedro, insultar no es bueno, produce mas dolor al que lo hace que al que lo soporta. Te equivocas de nuevo. Entre mis defectos, no se encuentran perversiones, y de intelectual, presumo poco.

    Comentari per xarbet | 19 Novembre 2008 | Resposta

  28. y eso que tiene que ver con lo que escribiste?. No creo que hayas escrito esto en nombre de Dios, ni hay amor, ni esta verdad que dices defender.

    Sólo burla, mofa y carroña para los anticlericales que ahora están de última moda.

    Comentari per montserrat | 19 Novembre 2008 | Resposta

  29. Montserrat, con eso, intento contestar a tu pregunta. No soy anti nada ni anti nadie, pero el proclamar como hace la ICR el celibato como una virtud es una aberración inmensa. El celibato, no conduce a la castidad, sino todo lo contrario. Denuncio con voz alta y clara el complejo de sexo que tiene la ICR, otros pecados hay peores, como la soberbia, que no tenéis en cuenta, y son para vosotros “menores”

    Comentari per xarbet | 20 Novembre 2008 | Resposta

  30. Podemos exponer todos los errores o pecados que tiene la iglesia actual, creo que seria interesante y quizás enriquecedor, siempre que esté bien argumentado,y sea cierto.

    Pero nunca en la linea del escrito que ha dado pie a esta polémica.

    Comentari per montserrat | 20 Novembre 2008 | Resposta

  31. No hay polémica, al menos con personas que razonan como tu. Piensa que yo he escrito un relato ficticio, y exagerado. No me importa reconocerlo, llevo las cosas a un limite que espero que nunca sea real. Pero la intención es otra, reflejar el sufrimiento de una mujer excepcional por sus cualidades humanas, presa de una negación del sexo que no le ayuda sino que la perjudica. He dicho en alguna parte, que mi personaje seria seguramente una gran esposa, madre y también monja. ¿Por qué no pueden ser compatibles las tres cosas?. La virginidad no es una virtud. El sexo existe. No se le puede ningunear. Forma parte del ser humano. Los cristianos y cristianas también tienen orgasmos. Este es el mensaje último que me gustaria quedara en mis lectores.

    Comentari per xarbet | 20 Novembre 2008 | Resposta

  32. Me gustaría aclarar que el relato es un boceto de un proyecto mas amplio y mas elaborado. Lo he sacado ahora, simplificado, a raíz de la polémica de Sor maravillas.

    Comentari per xarbet | 20 Novembre 2008 | Resposta

  33. Entiendes que una persona pueda renunciar a los bienes materiales de este mundo?.
    Entiendes que una persona haga boto de obediencia?
    Entiendes que una persona viva solo y sin familia y sin calor humano?
    Entiendes que una persona dedique su vida ayudar a la salvación de los demás, sin que nadie se lo agradezca?.

    Y no puedes entender que también sea capaz de vivir sin sexo?.Es su opción, es consciente de ello. Me pregunto por qué se les ridiculiza?.
    Siempre me dió miedo el anticlericalismo,equivocadamente lo he venido asociando con la falta de preparación cultural. pero cuando observo que no es así aún siento me da más miedo.

    Comentari per montserrat | 20 Novembre 2008 | Resposta

  34. Vamos a ver:
    No entiendo que una persona renuncie a sus bienes materiales de este mundo.

    No entiendo que una persona haga voto de obediencia

    No entiendo que una persona dedique su vida a ayudar a la salvacion de los demás sin que nadie se lo agradezca.

    No entiendo que una persona quiera vivir solo y sin familia y sin calor humano.

    Y entiendo que algunas personas pueden vivir sin sexo y otras no. Lo entiendo como quimica personal y no como opcion.

    Para no extenderme en este, te lo explico en el siguiente comentario.

    Comentari per xarbet | 20 Novembre 2008 | Resposta

  35. Una persona no debe renunciar ni a los bienes naturales, ni a la libre decision, ni a la vida familiar, ni a la convivencia ni al calor humano. Una religion que propugna esto es inhumana. Entiendeme, no supra humana, sino infra humana. No enaltece a la persona, sino que la subyuga y la esclaviza.

    No creo que una religión que pida eso a una persona pueda considerarse cristiana.

    Cristo orando por sus fieles dijo: Te ruego que los cuides porque “no son” de este mundo, pero “están” en este mundo. El no ser, y el estar, son dos verbos que se han de tomar en consideración. No son porque los valores no son los de este mundo, pero “están” y por lo tanto participan de la vida del mundo.
    Para ser cristiano, antes hay que ser humano, no querer ser etéreo, por encima del bien y del mal, como si quisiéramos subir al monte y quedarnos contemplando a Dios, sin bajar a la tierra.

    Comentari per xarbet | 20 Novembre 2008 | Resposta

  36. Seguimos centrandonos en la Iglesia Católica,En todas las iglesias o formas de vida espirituales se imponen normas o costumbres que nos pueden parecer de lo más extraño,normas que imponen a sus monjes,rabinos,santones etc. y a sus fieles seguidores. pero como no forman parte de la iglesia católica ni de nuestra cultura o tradición, es como si no contaran, no tenemos porque analizar ni criticar ni burlas ni mofar ni ridiculizar ni ensuciar su nombre, y así queda nuestra propia cultura y la religión de la mayoría de los que aquí estamos, escarnecida por nosotros mismos.
    Creo que son los propios sacerdotes que deben decidir si prefieren esta forma de vida que ahora tienen o la que tenemos la mayoría de las personas.
    No obstante recuerda que en tiempos pasados,si, se podían tener familia y parece que no les dió muy buen resultado.

    Comentari per montserrat | 20 Novembre 2008 | Resposta

  37. No puedo aceptar en ningún modo la mezcla de religión, cultura y tradición. Son cosas totalmente distintas. Incluso cuando en las manifestaciones tradicionales, hay actos religiosos.
    El celibato impuesto desde una cúpula religiosa, ha traído consecuencias nefastas a la Iglesia Católica, el situar a la mujer en un plano secundario frente al hombre, no es a mi juicio una decisión inteligente.
    Para mi, son estas, el celibato y la discriminación de la mujer, junto con la gerontocrácia en que se ha convertido el Vaticano, cuestiones que hay que criticar en beneficio de tantos y tantos cristianos honestos que hay en sus filas.
    Permiteme que evite nombrar, por respeto a las victimas, todos los desmanes que ha producido el celibato, pero si quieres, puedo desgranar una larga lista. Explícame tu, los casos en que tener una familia ha producido mal resultado en los católicos, según insinúas en tu ultimo párrafo.

    Comentari per xarbet | 21 Novembre 2008 | Resposta

  38. Per aportar alguna cosa més a aquesta estèril discusió.

    http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008112300_5_522916__Opinion-Humillar-Maravillas

    No crec que vagis tan desencaminat, Frederic.

    Salut

    Comentari per julio navarro | 23 Novembre 2008 | Resposta

  39. Muy bueno este relato, ya te lo dije,..una sátira sobre la cruda realidad …y además me agrada má aún verlo así de un tirón…Hay que desempolvar estos temas que siguen siendo tabues…

    Ya es díficil hacerlo de forma tan amena , irónica y desenfadada…

    me ha encantado…

    Comentari per colombine | 25 Novembre 2008 | Resposta

  40. Supongo que como voy a la iglesia los domingos y creo en los valores que predican las escrituras debo ser de los que llamas “religiosos”.

    Siempre opiné de tus textos, independientemente de lo irrespetuoso que pudiera ser alguno. Porque en un club de literatura uno está para aprender. Y es por ello que reconozco que está bien estructurado y reconozco que es bueno.

    Pero debo confesar que no estoy de acuerdo con muchas de las afirmaciones que haces en los comentarios. Realmente juzgas a la Iglesia por las acciones de algunos de sus mienbros.

    Siguiendo este razonamiento podríamos hablar de que la policía es corrupta, los funcionarios unos vagos, los albañiles unos analfabetos,… ¿no?

    Un buen amigo me dijo un día: “Soy católico a pesar de los curas. Porque uno practica una religión porque cree en los valores que representa, independientemente de quien sea la cabeza visible.”

    Por cierto, y para terminar, Sara dice que “… me temo que muy normal en los conventos” ¿supongo que habla con conocimiento de causa? O quizás es de las que se lo ha explicado un amigo que se lo dijo alguien que conocía a un primo de una monja de clausura.

    Independientemente de las tendencias sexuales, políticas o religiosas, sólo pido un poco más de rigurosidad.

    Comentari per Blackdragon | 27 Novembre 2008 | Resposta

  41. Por cierto, tu que has hablado tanto de libertad de expresión, ¿no crees que uno tiene derecho a elegir vivir su vida como mejor crea? Aunque sea ofrenciendosela a los demás cambio de… nada.

    Fuí monitor de un centre d’esplai (centro de tiempo libre en el resto de la península) que pertenecía a una parróquia de Barcelona durante más de diez años.

    Cada sábado reuníamos más de 100 niños y, además de esa tarde, teniamos (como mínimo) una reunión intersemanal. Puedo decir que ninguno de nosotros cobró dinero alguno y que, libremente y muy gustosamente, dedicabamos nuestro poco tiempo libre al centro.

    Leo que “…no entiendo que una persona dedique su vida a ayudar a la salvacion de los demás sin que nadie se lo agradezca”. No sé si colaboré en la salvación de alguien o no, pero ninguno de nosotros buscábamos reconocimiento alguno.

    Y te aseguro que nada reconforta más que saber que uno hace todo lo posible por mejorar (aunque sea mínimamente) la vida de otro ser humano.

    Comentari per Blackdragon | 27 Novembre 2008 | Resposta

  42. Louis, mi relato no pretende ser riguroso. Es sólo un relato del que digo explicitamente que es ficticio. Pretendo hacer una critica de una persona a la que privan de su sexualidad sin ser capaz de ello. Hay personas mas activas sexualmente que otras y que soportan mal el celibato obligatorio, esto no es ficción, es realidad. San Pablo dice en sus epístolas que “más vale casarse que quemarse”. Con ese relato yo critico, el celibato obligatorio que considero nefasto para la iglesia. Pero naturalmente, la critica no implica que no reconozca el derecho de cada uno a actuar de la manera que consideren conveniente. Ellos tienen ese derecho y yo el mio a criticar. Nunca he sido amigo de las generalizaciones. Se perfectamente que hay mucha gente honesta que hace una maravillosa labor en pro de los desfavorecidos.

    Comentari per Frederic Samuel Perez | 27 Novembre 2008 | Resposta

  43. Entonces supongo que malinterpreté alguno de tus comentarios.

    Comentari per Blackdragon | 28 Novembre 2008 | Resposta


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: