X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

CLAUDIO (El Club de los Jueves)

25 Sep 2008


Escrito por: f-menorca el 25 Sep 2008 – URL Permanente

Claudio era un hombre de una especie muy peculiar que habita nuestras ciudades, y que son fácilmente distinguibles del resto. Acostumbran a ser altos, enjutos, calvitos, estreñidos y van siempre con un traje gris, roído, pero muy digno, y con una corbata azul marino. Llevan camiseta imperio y…no quieras imaginarte los calzoncillos que gastan porque suelen ser de los de la segunda guerra mundial.

Tienen madres que los quieren mucho, dominantes, gruñonas y que no han permitido que ninguna buscona engañe a su hijo, el cual es, por supuesto, soltero.

Y Claudio era un digno ejemplar de este tipo de personas. Cada día iba a su oficina con su cartera y su paraguas, con paso firme y decidido, y haciendo siempre el mismo recorrido. Se conocía no solo el trayecto de memoria, sino también cada uno de los adoquines de las cuatro calles que tenía que pasar hasta su oficina.

Salía de la calle del Perpetuo Socorro, donde vivía, giraba por la calle del Auxilio divino, que venía a continuación, y seguía por Providencia celestial, para acabar en la del Excelso amor, que era donde estaba su oficina. Cuatro calles entre dos polos opuestos, su casa y su oficina. Por aquí transcurría su mundo.

Y él, después de veinte años, ya había cambiado a su manera todos los rótulos de las calles.

Según él, vivía en la calle Perpetuo Claudio, y las demás, estaban cambiadas de una manera similar, Claudio Divino, Celestial Claudio, y Excelso Claudio.

Y consideraba en su fuero interno que las calles se llamaban así, aunque por vergüenza las simplificaba y eliminaba su nombre, para pensar solo en la calle del Excelso o del divino. El ya sabía a quién se refería.

Y no solo eso, en su breve trayecto diario, se ensimismaba en su personaje ficticio y vivía autenticas aventuras épicas, propias de un divino, excelso y celestial Claudio, el magnífico, el perpetuo.

Imaginaba que mientras andaba por la calle, veía un bebé que caía de un quinto piso, y que él corriendo, se lanzaba y conseguía cogerlo en su brazos salvándole la vida, pese a que al caer con el bebé en brazos, se rompía los codos contra el suelo y quedaba malherido y sangrante, ante la admiración de los que habían contemplado la escena.

Pensaba, mientras caminaba, que oía gritos de mujer en una ventana, y que se encaramaba al balcón, entrado en la vivienda de donde provenían, y que se enfrentaba a un peligroso violador al que le rompía la cara de un certero paraguazo.

Su imaginación era tan real que incluso identificaba las ventanas por las que podía caer el bebé, y buscaba con la vista los sitios por los que se agarraría para subir al balcón a salvar a la mujer atacada.

Y claro, después, venían a su cabeza todos los parabienes de los vecinos y el clamor popular para que pusieran su nombre a una de sus calles.

Solo cuando entraba en su oficina o llegaba a su casa, se cambiaba a funcionario gris, soso y aburrido y a solterón triste y patoso al que su madre reñía aún demasiadas veces, pese a que la tenía que cuidar ya que estaba totalmente impedida.

Diríamos que nuestro amigo, disfrutaba más de la calle y del trayecto que del origen y del destino. Mientras andaba vivía una vida mejor y más gratificante que la que tenía en su casa y en la oficina en la que era un perfecto cero a la izquierda. Incluso la asistenta que cuidaba a su madre le reñía y le daba órdenes.

Pero un día, algo iba a cambiar su rutina para siempre.

Al acercarse a la puerta de un Banco, se encontró con tu tipo que salía corriendo con una bolsa de deporte en la mano, y sin darse cuenta, tropezó con él. Rodaron los dos por el suelo, junto con el paraguas y la cartera. Y, en la voltereta, quedó sentado encima de su cara, mientras el fulano lloraba pidiendo clemencia.

En el suelo, la bolsa de deporte medio abierta, enseñaba fajos de billetes de quinientos euros.

Al poco tiempo llegó la policía, en un ulular intenso de sirenas, deteniendo al atracador, que estaba medio desmayado, porque el tufo a calzoncillo rancio lo tenía totalmente fuera de combate.

Pasaron unos días de autentica euforia, en olor de multitudes, todos le saludaban por la calle y le felicitaban, y como era lógico, hubo voces que pidieron que se le dedicara una calle, y el ayuntamiento accedió.

El día que descubrieron la placa, todo el barrio estaba expectante, Claudio, acompañado de su madre que se había puesto la mantilla, y que estaba exultante, en su silla de ruedas, llevaba también su mejor traje y había rescatado una sonrisa de cuando era pequeño de un armario, porque hacía mucho que no la usaba,

El alcalde de barrio, después de unas palabras de agradecimiento y explicando su gesta, procedió a quitar la cortinilla que cubría el nuevo nombre de la calle. Ponía en letras muy artísticas

“Calle del calzoncillo feroz”

Otros relatos del Club de los Jueves:

crariza
karmen-jt
un-español-mas
srcapullo
andy
escoces
castor
jan
rosa
elefantefor

37 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Daniel Yáñez González-Irún dijo


Xarbet, ¡si es que en el fondo todos tenemos un poco de ese Claudio! ¿A quién no le gustaría sentarse encima de la cara del caco de turno? ¡Yo quiero una calle!
Gracias por el cuento.
Paz.
Daniel.

chelo-fibromialgia

chelo-fibromialgia dijo

De esos quedan todavia, pero sin calle, no creo que la consigan, de todas forme en su mente ya la tienen, muy buena la historia, porfa, los escritos, con la letra un poquito mayor, seria mas facil leerla, gracias, un abrazo.

elefantefor dijo

Muy, muy, divertdos tanto el personaje como la situación como la calle.

Gracias y un abrazo.

JOhn

JOhn dijo

Con ansias de ser un héroe y acabó siéndolo. Muy conseguido el personaje, tengo un compañero de trabajo que podría ser él.

frasier dijo

Apropiado nombre sin duda para el divino Claudio.
El caso es que yendo (y oliendo) en el metro de Madrid, a más de un@ le dedicaría una calle así ….
Un abrazo

Daniel MacGill dijo

Hombre se te ha notado un pelín el trucaje en la foto… Ahora en serio, quién no ha imaginado nunca ser un héroe, aunque fuese involuntario??? Pues eso, el que esté libre de pecado…

violeta- dijo

Es que ni en esos días en los que tu héroe consigue un final feliz, la felicidad puede ser completa Eres un “torturador de personajes”… Al menos consigue ser un heroe, pero la calle se la llevan los calzoncillos, vamos, los verdaderos protagonistas del cuento!! Y siempre ese tufillo a caca ¿no? cuando no son balines o tipos que defecan estirados, son calvitos con la ropa interior vieja y sucia… Muy bueno!!

Un abrazo!!

-enrique dijo

Por lo que veo en la placa de la calle, Claudio vivía en Toledo. Bonita la imagen del Alcázar a la derecha. (tranquilo, es broma, no nostalgia…).

mayca1523 dijo

¡Qué bueno! No quería calle, pues toma calle.
Un saludo Xarbet.

conciertoarte dijo

jajajaja…Xarbet…si ya lo dicen, que la suerte está a la vuelta de la esquina… me has recordado a un ex novio de juventud que se llamaba Claudio y que me da a mí, que se convirtió en un personaje como el tuyo… jejeje…voy a investigar si tiene alguna calle en su honor… gracias por tu relato….

snooper dijo

Es verdad que seguramente todos hemos soñado alguna vez ser héroes, la imaginación es gratis y se pasa muy buen rato. Pero tus relatos, los personajes de tus relatos, tienen muchas veces demasiada amargura. En este caso la amargura acaba siendo mayor, porque a una vida gris se une una especie de burla generalizada. Pobre Cludio, héroe de los calzoncillos.

Saludos, majo.

Juanra dijo

Quien no ha soñado nunca con el reconocimiento de sus vecinos?

Genial, f-menorca, al final me acostumbraré a leerte y que me arranques sonrisas

Patita de Goma dijo

jeje, violeta tiene razón, eres un torturador de personajes!!!! ……Es genial, bordas las descripciones!!! muakssssssssssssss

f-menorca dijo

Vamos a ver, Daniel, tu supongo que te cambias de vez en cuando los calzoncillos no?, porque como dices que tienes algo de Claudio…
Chelo, lo siento, será la proxima, lo prometo.
John, Frasier, a ver si resultará que he descubierto un filon para los vendedores de ropa interior…

Enrique, Dani, la “artista” que pone las fotos, es Rauxa, en una colaboracion desinteresada que yo agradezco mucho,porque soy muy malo en éstas cosas, asi que las quejas a la interesada, y lo del alcazar, chapeau para un buen observador.

f-menorca dijo

Snooper, no te quejes, que te suelto a Mayica y Concierto para que me defiendan, y defiendan la calle del novio de Concierto.

Violeta, te salvas porque patita tambien lo dice, que si no te mando un respondon de aqui te meneas. Pero para las dos, yo no soy un torturador de personajes, yo solo describo a personajes que se torturan a ellos mismos. Yo no tengo la culpa, yo soy inocente.

De mis vecinos, Juanra, no quiero reconocimientos, me basta que se metan en sus cosas y que no molesten.

snooper dijo

De ahora en adelante seré un chico formal y no me quejaré nada, nada y nada, pero no me sueltes a Mayca y a Concier por favor, que esas de malas tienen que ser muy malas… Mis congratulaciones a la “artista” y al “artista”.

psiquiatradefamilia dijo

Pero en qué berenjenales te metes Snooper!

Xarbet: A mí me ha recordado al de Cámara Café!!!
Qué bien conoces la psicología del obsesivo…
Qué bien la relatas y las peripecias que soportan y sufren
Estoy de acuerdo, no es que los tortures, es que son personajes torturados…
Saludos escritor!

f-menorca dijo

Psiqui, me estan dando ganas por tus comentarios de empezar a estudiar psicologia, aunque creo que es un poco tarde no?. Tengo una amiga que era enfermera y se decidió, dejó el hospital y ahora despues de algunos años, es mi psicologa de cabecera. Estoy recopilando en WordPress mis relatos y clasificandolos, pronto, xarbet.wordpress.com

Jenny dijo

Me he reido mucho…., pero pobre Claudio, ah y gracias por complementar el significado
Besos

Chelo si kieres aumentar el tamaño del texto Clickea control y +

psiquiatradefamilia dijo

Nunca es tarde, y menos si es sólo para aprender!!!
O para dar más autenticidad y profundidad a los personajes de tus próximos relatos!!!
¿Qué es WordPress?
Calla, calla, ya sé, Google…

espe-AZ dijo

jejeje … a mi también me recuerda al de camera café. Muy conseguido porque creo que es real … ese señor tiene que existir … ¡¡seguro!! …
Pero si me pasa a mí, agarro la bolsa y me largo … cualquiér cosa cambiaría la vida para bien.
Un beso.

f-menorca dijo

Bingo con el cámara café, yo tambien lo veia mientras escribia. Os tengo que poner un dia de este actor haciendo de cura. Es de miedo.

crguarddon dijo

Xarbet has definido a Claudio con una precisión de cirujano. ¡Chapeau!
El cuento es muy divertido y la fotografía sorprendente, ¿fue primero la foto y luego el cuento?
Un final feroz para un un personaje inofensivo, salvo por sus calzoncillos jejeje.
Caray con Cristina, tienes una colaboradora de primera, besos para los dos.

f-menorca dijo

Carmen, esto funciona mas o menos asi. Cristina lee el primer borrador y busca las imagenes, musica o lo que quiera, ella es la artista.

crguarddon dijo

Un derroche de imaginación, mira que es difícil imaginar una calle con ese nombre…
Una artista! Un artista!

karmen-jt dijo

Te ha quedado una historia muy divertida. Y me ha sorprendido ver la foto. ¡Buen montaje!

Cástor Olcoz dijo

La vida incolora e insípida de Claudio, a mi entender,
queda condensada cuando escribes: Diríamos que
nuestro amigo, disfrutaba más de la calle y del trayecto
que del origen y del destino. La placa, de antología.
Un cordial saludo

julio navarro (jpolinya)

julio navarro (jpolinya) dijo

Genial el personatge, i, encara que em canvie sa roba interior cada dia, i cada dia em dutx, bona és na Tere! m’has recordat a jo mateix en certa època de sa meva vida.

A més he de reconéixer que és sa primera vegada que m’ha sorprès es teu final.

Chapeau, Frederic.

Rosa, Niña Guerrera. dijo

Querido gran hermano… ¡tu si que corres más rápido que mis pensamientos!!!
Venga! que para seguirte el paso, difícil.
Más tarde regreso para deleitarme con lo que escribes. Mientras tanto, te dejo
un abrazo tan grande y fuerte como tu. Gracias!!!

Con cariño, Rosa.

un-espanol-mas dijo

Historia muy bien llevada compañero. El giro del final buenisimo. Me he reido como un niño. Por una cosa que hace y mira como le recuerdan. Bueno, y de la foto … un artista. Muy buena ilustracion… Un abrazo y sigue asi…

lola75 dijo

hoy tengo el día ajetreado .. he estado adornando este blog también con sus flickr ..y todo..(cuando puedas , lo miras y ya verás que ornamentado está)…

Pero bueno sabía que tenía pendiente una subscripción del jueves de las tres que tengo …

genial, amigo genial…no he parado de reir en todo el rato…yo ahora mismo estoy viendo a claudio ahogando al caco con el culo….

Juanjo Albors, arquitecto de cabecera dijo

Dile a Claudio que ambos tenéis un presente en mi página de cacharros artísticos para que, también ambos, recordéis viejos tiempos. La madre, si quiere, también puede venir.

NEKANE dijo

Xarbet, te cuento que me rompí la muñeca derecha y desplacé la vértebra sexta de la cervical,creo que`publicaré como fué… pero ya me está agibiando los collarines el brazo paralizado, así que no te extrañe que esta noche lo arrnque todo.
Gracias por precocuparos.
En otro orden de coosas, el sporting volvió a perder y Alonso sale el último poque se le paró el coche sniffffffffff.
petonet duplicados
.

JOAQUIN R. POLO

JOAQUIN R. POLO dijo

Aquí en Sevilla, no recuerdo que Alcalde, decidió que la ciudad tuviera una calle con el nombre de los distintos alcaldes que se van sucediendo, el suyo incluido. Ahí está, sin necesidad de ser héroe por accidente. Los políticos son los únicos que no sueñan en sus rutinarios trayectos, simplemente, llegado el momento, ejecutan y punto.
Ingenioso y divertido relato.
Saludos.

fernandomaria dijo

Ja,jaaa Xarber, me acabas de sacar una agradable sonrisa mientras te leía. Primero por la descripción del protagonista, segundo por el nombre de las calles tan elocuentes por las que atravesaba el susodicho cotidianamente, luego por la imaginación de sentirse todo un “superman” y finalmente por la calle de “El calzoncillo feroz”. Pero bueno, alfin y al cabo consiguió tener su calle el bueno de Claudio.
Un abrazo.

NEKANE dijo

Xarbet, m has hechod sonreir de nuevo,
No podía, edta mañana, más he quitado el cabestrillo,el hierro, la venda, el collarín necesitaba estar a vuestro lado, pero cuando acabe los pondré sino me cae la mano, o ell cabezón , jajajaj.
BESINES, GRACIAS hoy os dejaré algo si puedo..

uru dijo

jajajajajajajja pobre chicooo jajajajajja
este final no lo esperaba ni en broma!!!
petons
segueixo llegint que estic endererida amb tu

20 Octubre 2008 - Posted by | Relatos |

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: