X A R B E T

Yo soy yo, y comparto circunstancias

El Hombre envilecido. Historia real.

27 Ene 2008

El Hombre envilecido. Historia real.

Escrito por: f-menorca el 27 Ene 2008 – URL Permanente

 

O ¿debería haber puesto devaluado? O descastado, desalmado, desnaturalizado, deshonrado, … no se me ocurren ahora mismo más palabras. , la que más me gusta es desalmado, hombre sin alma, animalizado, brutal, violento, sin conciencia ni piedad, ni misericordia.

Viene a cuento acerca de las atrocidades cometidas por los hombres contra los hombres en diferentes situaciones y lugares del mundo.

Estamos hartos de ver actos de barbarie, de salvajismo, de crueldad. Y nos preguntamos como es posible que algunas personas actúen de esta manera.

 

Pero no nos preguntamos que haríamos nosotros en unas circunstancias diferentes.

 

Estoy en condiciones por ser testigo privilegiado de cómo se transforman las personas, de cómo y hasta que punto, se embrutece una persona. Eso es, me gusta,“ Embrutecido”

 

He puesto todo en masculino, no porque no crea que las mujeres puedan sufrir el mismo proceso, sino porque yo en mujeres no lo he visto ni vivido. En hombres si.

 

Sahara 1975. Policía Territorial del Sahara. Primera compañía. Orden público. Oficina de atestados.

 

Estamos situados en el lugar y en el tiempo.

 

La Policía Territorial es un cuerpo mixto formado por agentes saharauis profesionales, y soldados de reemplazo españoles, a los que el sorteo de la mili los ha enviado aquí.

 

Yo soy uno de ellos

 

Soy por arte y gloria de mis habilidades mecanográficas, uno de los agentes encargado de los interrogatorios a los detenidos.

 

Maticemos.

 

Cuando el interrogatorio es por causas comunes, robos, violaciones, peleas, soy el que hace las preguntas y escribe las respuestas, es lo que se llama una declaración del acusado que junto con otras complementarias, formará el atestado que irá al juzgado

 

Todo normal.

 

Pero por allí, pasaron también los detenidos por actos terroristas. En este caso, además están presentes junto con el intérprete, el mando policial pertinente, normalmente el sargento o el teniente.

 

Y como, los terroristas no solían tener ganas de hablar, se recurría a métodos no muy sofisticados para aumentar su locuacidad. .

 

¿Sabéis que es una defensa? Es una manera de nombrar a las porras. Los patrulleros, llevaban porra, unas color beix, cortitas, pero en la oficina de atestados, en la percha, junto a las gorras y cinturones, hay otras, son blancas, más largas y más flexibles. Dicen que hacen más daño y no hacen marcas. Yo os puedo asegurar que eso de que no hacen marcas no es cierto.

 

Pues bien, el caso es que cuando “el malo” no quiere hablar, hay que ayudarle, y para eso están las defensas

. Son momentos en los que estar detrás de una máquina de escribir, es una ventaja inmensa.

Entonces el sargento, te dice: Ves a la compañía a buscar un par de tíos para pegas hostias. Y tu subes a la compañía, y gritas: ¡Voluntarios para pegar hostias¡¡ Y un cúmulo de personas ¿personas?, digamos agentes compañeros tuyos, saltan de sus literas gritando: ¡ yo,¡ yo ¡yo¡, intentado por todos los medios ser el elegido. No importa que sean las dos de la madrugada, no importa. Muchos estan ya vistiendose, preparandose, listos a la llamada

Y como en aquellos momentos, tienes superpoderes como Odisea, pues eliges a dos, que se ponen con rapidez las trinchas y bajan ufanos a por la labor.

 

Lo que yo quiero explicar en este post, es que los que se prestaban voluntarios, y todos los que me invitaban en la cantina durante la época de interrogatorios, para conseguir ser elegido, no eran ni malas personas, ni bandidos, eran como tu y como yo, personas normales, que en un paréntesis de su vida, Vivian en un ambiente determinado lleno de violencia y desprecio por las personas.

 

El ambiente de la mili, los sucesos violentos de los terroristas, el miedo, todo eso los había desalmado, los había embrutecido, los había…, perdón, nos había, envilecido y empobrecido moralmente.Naturalmente a unos más que otros y con diferentes niveles, pero todos habíamos cambiado.

En unos meses, volveríamos a la península, con nuestras madres, novias, hermanos, colegas de siempre, algunos afortunados, posiblemente hasta olvidarían lo que habían vivido. En unos meses, seriamos de nuevo personas afables, educadas, correctas, en fin, personas civilizadas.

 

20 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

En cualquier parte es así. Aquí mismo hay de esos, ¿o quien te crees que es el autor del blog de la lechona?. Uno de tus amigos, jaleado por el resto. 
Un blogger de La Comunidad, con un blog bien considerado, pero que necesita imperiosamente rebajarse miserablemente injuriando y difamando a una persona que no puede defenderse por la censura imperante. 
Son tus amigos, no te quepa duda.

f-menorca dijo

Mis amigos son mis amigos y lo que no son es anónimos.

Joaquin Urgel

Joaquín Urgel dijo

El hombre es un depredador de depredadores. 
A anónimo olvidalo aunque no sea nada más que cuando uno de ellos ladra es porque cabalgas.

-enrique dijo

Me estoy imaginando la situación. Me estoy imaginando a mí mismo en la situación. Efectivamente creo que la máquina de escribir era un maravilloso artefacto que te “libraba” de la vergüenza (o en ese momento, “orgullo”) de tener que agredir a un semejante. ¿semejante?. f-menorca, dime (para que yo me quede tranquilo conmigo mismo). ¿Tu también crees que si el reo o interrogado fuese, en aquella situación, de la misma raza o cultura habría habido tantos voluntarios?. Se me ponen los pelos de punta pero yo creo que allí, entonces, en aquel lugar…yo también podría estar embrutecido y hacer ciertas cosas pero quizá dependería, quizá si se tratrase de un “blanco” no me hubiese atrevido. Es un exceso de sinceridad pero, de veras, me estremece pensar que así sería y me da vergüenza y miedo.

jpolinya dijo

Hice una mili “suave” para los estándars que se barajan, ya que fui de la primera promoción de la IMEC, sucesora de las famosas milicias universitarias.

Para el que lo desconozca, era un tiempo corto, que se podía compatibilizar con los estudios en la Universidad y que constaba de tres partes:

1)

jpolinya dijo

Continúo porque se me ha ido el dedo.

1) El C.I.R. donde se recibía la primera instrucción junto con el resto de reclutas hasta la jura de bandera, con la única diferencia de que llevabas unas cintas que te distinguían del resto. Doble puteo, ya que estábamos totalmente a la vista, y por tanto en el ojo del huracán. El trabajo de despersonalización y robotización, no era distinto del del resto de reclutas, lo que hacía que por nuestro nivel cultural nos pudiéramos defender mejor. 
2) El segundo campamento de formación especializada. Lo realicé en Toledo, en la Academia. Pero que esto no os confunda. Ninguna mezcla ni confusión con los cadetes. Para ellos éramos escoria. Los intentos de robotización mucho más especializados, mucho más efectivos. Hubo compañeros que no pudieron soportar la presión psicológica. 
3) El tercer campamento, lo realicé como alférez en un CIR, años más tarde. El general Franquísimo hacía un año que la había diñado. Y me llevé la grata sorpresa de que la hornada de tenientes con los que me relacionaba, muchos de ellos tenían estudios universitarios, y apostaban decididamente por el cambio.

Pero una cosa era la política de puertas a fuera, y otra muy distinta el constante adoctrinamiento, la presión psicológica de despersonalización.

En ese ambiente, la agresividad y el estrés que acumulas, puede ser liberado con las borracheras del fin de semana, o con una paliza a quien te digan.

Formas parte de un grupo, y no eres el único. Eres simplemente uno más cumpliendo con tu deber. Es muy fácil dejarte llevar por las consignas. La responsabilidad piensas que es de los otros, si es que llegas a pensar.

No disculpo ni envidio a los voluntarios que citas. Pero seguro que la gran mayoría lo han olvidado y no han tenido nunca mala conciencia de lo que hicieron.

tamivpkorunha85 dijo

Bueno, entiendo lo que quieres transmitir pero no se, en la Alemania de los finales de los 30 la buena gente, que tambien tenian hijos, hermanos y novias no dudaban en señalar al judio de turno, porque no dejaba de ser un ambiente de “normalidad” el comportamiento de las mayorias, que seguro un sociologo explicaria mejor que yo…

Entiendo que si muchos en la situacion de la que hablas o en la misma Alemania actuarian de igual modo, espero pensar que no, que la historia no se repetira.

f-menorca dijo

Intenté hablar con un compañero de oficina y ni siquiero quiso seguir comentando el asunto ya que su esposa estaba presente. Cambió rápidamente de tema. En lo que hablas de robotizacion, es realmente asi, quieren máquinas humanas. ¿No te has preguntado nunca por que la instruccion militar siempre empieza por marcar el paso? Todos a una, uniformes, robots. A nosotros y esto lo explicaré en otro post, además nos hacian cantar mientras corriamos, y las canciones que casi no recuerdo,pero que las conseguiré, venia a decir que eramos cojonudos y no nos paraba nadie. Esto, cuando llevas una hora de marcha a paso ligero es un poco como si nos quisieran autoconvencer de que no estabamos cansados.

f-menorca dijo

tami, yo creo que la historia se repite cada dia. ¿Que ha pasado en los Balcanes? Muertes, asesinatos, limpiezas étnicas, no creo en la bondad de la condicion humana, somos educados y honestos solo hasta cierto punto, a veces perdemos el alma..

f-menorca dijo

Creo, Enrique que el hecho de que fueran moros era importante y de hecho facilitaba las cosas, es más fácil despreciar a un moro. Pero el hecho es el mismo. Que pasó en la guerra civil española ? Como puedes entender que un grupo de personas, entraran en una casa y se llevaran al padre que estaba en la mesa con sus hijos y su mujer para matarlo en el campo.? Esto no se puede entender bajo ningun otro concepto de la capacidad del hombre para animalizarse, para embrutecerse, y creeme, empiezas por un puñetazo y pueden suceder otras cosas. algun dia lo contaré-.

slideblow dijo

Si empezamos a hablar de la mili, no acabaremos nunca. Ciertamente un lugar de embrutecimiento. Pero ahí conocí al que todavía hoy es mi mejor amigo. Cuando el se iba a suicidar, o pensaba en hacerlo, o decia que pensaba hacerlo, yo estaba allí y conseguí emborracharle, y por supuesto, yo también me emborraché. Tuve esa suerte que otros no tuvieron: conseguí un amigo. De los de toda la vida. Doy por amortizados los treces meses de cautiverio. 
Pero no es menos cierto que ví mucha miseria humana. Desgraciadamente, lo que dices es cierto. Nos volvemos miserables entre el horror. De lo cual deduzco que es el horror lo que vuelve miserables a los hombres.

la-gradisca dijo

He oido hablar de muchas historias como esta y siempre me ha sorprendido la capacidad del ser humano para adaptarse a cualquier situación vital y con que facilidad nos acostumbramos a sacar lo peor de nosostros mismos. Que poquita cosa somos y qué facilmente nos envenenamos .Mucho tenemos que aprender como especie, me temo. Un fuerte abrazo, vecino.

ahankara dijo

En los tiempos en que yo estuve en ceuta, en el Tercio Duque de Alba II de la Legión, vi lo que cuentas perfectamente. De la noche a la mañana, compañeros con los que había jugado al futbol, ido de paseo, a tomar un te, o a reirnos por las calles de Ceuta, sufrían un transmutación hacia el embrutecimiento cuando les tocaba hacerse vigilantes del pelotón de castigo, una sección donde purgaban con trabajos forzados (literal) los arrestados por diversos delitos. Cuando nos licenciamos, muchos de aquellos “verdugos” volviéronse de nuevo apacibles amigos, novios, esposos, hijos, etc. A ti te salvó la barricada de una máquina de escribir, a mí la pizarra de una clase de alfabetización de la que estaba encargado, pero luego, más adelante, pensando, me di cuenta que de observarlos a ellos caí en una insensible indiferencia de verlo tantas veces, y esto de por sí no era más que otra forma de embrutecimiento que yo ejercía mentalmente o moralmente si se quiere. Ese fué mi deleznable cuota en la alienación embrutecida que me rodeaba y de la cual yo formaba parte de esta forma también. Siempre que lo recuerdo siento vergüenza ahora. Un abrazo.

pastoragallardo dijo

F-Menorca,gracias,con todo mi corazon!! 
Te anticipo una cosa: estoy preparando un post con un cuento. 
Un abrazo grande

f-menorca dijo

Tu con tu cuento a punto de salir, y yo con el mio a medias. Que envidia me das.

f-menorca dijo

ahancara, yo recuerdo un dia en el que Rosa Valentí vino a dar un concierto a las tropas, en el mas puro estilo Marylin, y fué el el cuartel de los legias. Faltaba un piano en el escenario, y unos legias lo trajeron. Qued sorprendido porque lo traian dando saltitos, como marcando el paso, y eso que era un piano de cola. Lo dejaron en el suelo y siguiendo dando saltidos, uno-dos-uno -dos, habia un cabo que daba la cadencia de paso, y asi como entraron se fueron. Luego me comentaron que los que trajeron el piano estaban en el Pelote, que era una seccion para los castigados, y que el castigo consistia en estar todo el dia sin parar dando saltitos, sin poder sentarse ni estar quieto. No se si es cierto, pero lo del piano, te aseguro que si.

ahankara dijo

Te lo puedes creer porque es real como la vida misma. Los condenados del pelotón se levantaban dos horas ates que el resto de la bandera (así es como se llama al regimiento en la Legión), iban a paso ligero a todas partes y cuando digo a todas partes es a todas: A desayunar, a comer, a cenar, a mear, a beber agua, etc, etc. Estaban trabajando todo el día, y todos los trabajos pesados les eran reservados, así como limpiar, abrir zanjas, en fin, lo que se dice literalmente trabajos forzados. Estaban presos y cuando eran condenados antes de entrar a las celdas donde eran recluidos, se les cortaba la borla del “chapiri” que es como se llamaba el gorro lejía, era como una especie de degradación. Tremendo ya te digo, más de una vez eran golpeados con las “defensas” con saña por el capitan de cuartel de turno o por el cabo psicópata de rigor.

andres dijo

hola, el día más féliz de mi estancia en la mili fue el último, Por dos motivos, uno es obvio y el otro porque un niño ( yo la hice más mayor pero sin galones) se acercó y me soltó: qué bien que se vayan estos cabrones… No consiguieron embrutecerme, aunque tardé mucho tiempo en olvidarme de sus miserias.

armida martin dijo

He leìdo encantada tu artìculo, y digo ´´en cantada´´ por la claridad conque lo escribes, como una confesiòn o alivio del alma….aunque hayas tenido la suerte de no haber participado directamente. Estoy de acuerdo con casi todo, menos que ´´olviden´´…no se olvida…no existe la forma de olvidar el haber maltratado hasta la, o casi la muerte a una persona indefensa cuyo ùnico pecado sea pensar diferente, porque ahì no existe la defensa propia. Si olvida es porque le valiò unc arajo haberlo hecho Si cambia de conducta, si se ´´arrepiente´´ llevararà consigo màs o menos guardado en las ùltimas gavetas del subsocniente, pero siempre listo para salir a la luz lo que hizo…ese disco duro no se borra, y si no que le pregunten a los que regresaron de la guerra de Vietnam o a los que hou regresan de Irak, por ejemplo…recuerdo un caso que me impactò mucho…hace años vi un video, cuando la ùltima dictadura Argentina, como un torturador salìa de los sòtanos de ´´hacer su trabajo´´ se cambiaba de ropa y llegaba a su casa y a travès de la ventana, se veìa com alzaba en brazos a su niña muy sonriente y cariñoso èl….ese era de los que olvidan, porque le era completamente indiferente…era sòlo un trabajo realizado ´´con orgullo patrio´´. 
Un gran abrazo.

f-menorca dijo

Me ha gustado tu comentario, realmente tienes razon, yo hasta ahora apenas habia hablado de esto, solo con algunos amigos y despues de una cena y muchas copas, el empezar a contarlo me va bien, tengo aun muchas mas cosas que contar, y mas terribles, pero tampoco lo quiero vomitar todo de golpe, poco a poco lo escribo, para mi y para los demás. 
Olvidar nunca se olvida, como tu dices, el disco duro no se borra. Pero contarlo alivia la conciencia, y puede ayudar a mucha gente. Seguramente, mis compañeros , o algunos de ellos, no estarán de acuerdo, porque se averguenzan y quieren poner parentesis a su vida, de hecho he pedido colaboracion y hasta ahora no han respondido. 
La ventaja que teniamos era que solo viviamos aquella vida, no saliamos del cuartel, no teniamos una segunda vida que nos esperaba fuera. La imagen del torturador sonriente y cariñoso, abrazando a su hija, es la de un auténtico monstruo de la naturaleza, a éste no le habian envilecido, este habia nacido asi de cerdo. Saludos

Anuncis

21 Setembre 2008 - Posted by | Humanismo y Religion | , ,

1 comentari »

  1. mañana te escribo una vez lo mire con tranqulidad..

    😉

    Comentari per colombine | 21 Setembre 2008 | Resposta


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: